Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Una subcontrata avisó del "acoso laboral" en el área municipal de Juventud de Calvià

El alcalde pide que no se extraigan conclusiones antes de que finalice la investigación abierta por el Ayuntamiento

Fachada principal de la sede consistorial de Calvià vila.

Fachada principal de la sede consistorial de Calvià vila. manu mielniezuk

La empresa adjudicataria del servicio municipal de dinamización e información juvenil de Calvià ya avisó el pasado mes de abril al Ayuntamiento de lo que consideró una "situación de acoso y coacción insostenibles" que sufrían los trabajadores de este departamento. La semana pasada, un grupo de cuatro empleados denunció por mobbing a la directora general de esta área grupo de cuatro empleados denunció por mobbing a la directora general de esta área -una cargo de confianza- ante Inspección de Trabajo.

En el escrito presentado ante el Consistorio, la adjudicataria (la empresa DicDrac) relataba lo sucedido en una reunión celebrada a finales de abril con la participación de los responsables políticos y técnicos del departamento, así como con el equipo de dinamizadores. "Durante esta reunión, las faltas de respeto, comentarios desdeñosos, condescendientes, subidas del tono de voz y salidas de tono han sido constantes por parte de la directora del servicio", se puede leer en el informe.

La compañía continuaba relatando que la directora general de Participación Ciudadana y Juventud "menospreció" a uno de los dinamizadores, al hablarle en un "tono extremadamente desagradable" y al reprocharle que no entendiese las directrices que les estaban dando en esa reunión.

"Conductas coactivas"

"Esta situación provocada por la directora del Servicio de Juventud del ayuntamiento de Calvià, de acoso, de falta de respeto, de imposibilidad de expresar dudas y opiniones que contradigan sus directrices, de vejaciones delante de otros compañeros, de conductas coactivas, de alzadas de voz... llevan produciéndose, tanto contra el equipo de dinamizadores como contra miembros de administración, desde su entrada en el servicio en el mes de septiembre", concluía la empresa adjudicataria, en el escrito presentado por vía electrónica en el registro municipal el pasado 29 de abril.

Desde el Consistorio, gobernado por PSOE y la coalición Podem-Més, se ha vuelto a insistir en que, antes de tomar decisiones, hay que esperar a que concluya el protocolo activado por el departamento municipal de Salud Laboral. En declaraciones a Ràdio Calvià, el alcalde socialista Alfonso Rodríguez Badal enfatizó que este estudio se hace "con el objetivo de garantizar la salud de esos trabajadores y, al mismo tiempo, [garantizar] la protección de la honestidad e integridad de la trabajadora a la que se acusa", en alusión a la directora general Margarita Aída Segretín.

Rodríguez Badal recordó que, el pasado mes de enero, el Ayuntamiento ya hizo una primera indagación, después de que se recibiesen quejas de representantes sindicales sobre el ambiente de trabajo en este departamento municipal. El alcalde detalló que, en aquel entonces, el protocolo "no reveló ningún problema serio". "Sólo dio algún ligero consejo y así lo seguimos a principios de marzo", indicó. Agregó que, tras esta nueva denuncia, se ha vuelto a abrir el procedimiento. "No podemos entrar directamente a arbitrar eso. Para eso hay unos procedimientos", manifestó.

Compartir el artículo

stats