Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Macià Ferrer 'Noto': "En mis 'gloses' busco la reflexión y la conciencia social a través de juegos o burlas"

"La incorporación de las mujeres en los 'cossiers' me parece genial porque estamos en el siglo XXI"

Macià Ferrer 'Noto' (Montuïri, 1979) ha sido el pregonero.

Macià Ferrer 'Noto' (Montuïri, 1979) ha sido el pregonero. biel gomila

P ¿Qué mensaje transmite su pregón?

R Mi biografía subconsciente destaca los momentos vividos aquí. Ser de Montuïri es un sentimiento, hay que amar al pueblo, su gente y sus tradiciones.

P ¿Mencionó al poeta Reiner citando su frase "La patria es la infancia". ¿Qué es lo que más recuerda?

R Guardo recuerdos siempre positivos y algo bucólicos de los 80: Largas conversaciones con mi abuela materna; los domingos ir a buscar helados a Can Pieres o a la bodega Los Arcos; los trabajos del campo en los que participaba poco a causa de mi edad y me dedicaba a jugar con los vecinos con la pelota o el monopatín en la calle todo el día porque era seguro y no pasaban coches...

P ¿Qué opina de la incorporación de las mujeres a los Cossiers?

R Me parece genial, estamos en el siglo XXI. En Montuïri, concretamente, creo que se hizo muy bien la reivindicación para hablar del tema. Se tenía que escenificar la necesidad de que entren chicas en las danzas rituales.

P ¿Para cuándo sería?

R Hay que tener en cuenta que en las últimas generaciones de Cossiers, el rotlo se ha relevado cuando llevaban 15 años danzando. Ahora el colectivo que impulsa la introducción de chicas, sea como dama o como Ccossier, debería dejar que la fiesta se desarrollara normalmente hasta el año de relevo.

P Entonces, hay tiempo para tratar de la incorporación femenina.

R Se tiene que revitalizar el diálogo. Si hay niñas que se quieran presentar, se deberán seleccionar a los y a las más idóneas. Si siguen presionando durante las salidas de los Cossiers, lo que se conseguirá será desvirtuar la fiesta, diluyendo el protagonismo de quienes deben centralizar todas las miradas, que son los Cossiers y en Banya Verda.

P ¿Cómo nació el Macià Noto glosador?

R Tiene dos puntos diferenciados. Primero en la infancia, en las conversaciones con mi abuela materna, Jerónima Pocoví Pipa. Siempre recordaba gloses y canciones, entremezclando las que provenían de combats que había presenciado y algunas que posteriormente he reencontrado leyendo el Cançoner Popular de Mallorca del P. Ginard.

P ¿Y el segundo?

R Tal vez sería el definitivo. Fue al conocer a Mateu Xurí y asistir a cenas-taller en Mirabo (Manacor) con Felip Munar intentando moderar a los demás glosadors y animando y enseñando a los que éramos más novatos: "Macià, venga, contesta", "Què li diries?" Todavía resuena su voz entusiasmada.

P Defina su estilo.

R Creo que soy un glosador de picat, mi fuerte es el contacto con la gente. La inmediatez y la reacción del público me hacen falta. Escribir en Facebook, para la revista montuïrera Bona Pau, el pregón de fiestas de este año o algún glosat que me han pedido... todo brota de forma oral, de imaginarme cómo reaccionará quien lea las glosas a posteriori. Ello resta efectividad, aunque tiene la ventaja de poder pensar más tiempo y limar pequeños errores técnicos que posiblemente tendría si fuera en vivo. Tanto en un formato como en otro, me mantengo fiel a mí mismo. Si mientes, el primer engañado eres tú.

P ¿Sus glosas tienen un objetivo determinado?

R Busco la reflexión y la conciencia social, intentando hacerlo mediante juegos o burlas. No es un simple divertimento, intento dejar un sedimento en la persona que me escucha o lee.

P ¿Cuáles son sus temas preferidos?

R No tengo preferencias, cualquier tema es susceptible de ser objeto de una glosa. De hecho, me siguen retando los desafíos, las situaciones nuevas. Creo que se debe a la actualización que hemos experimentado en la glosa mallorquina. Mateu Xurí tiene una frase que me encanta: "No hay tema malo, si las gloses son buenas".

P ¿Qué momento vive el glosat mallorquín?

R Goza de un estado de salud increíble, con talleres en varios pueblos prácticamente permanentes y una buena base social. Desde la crisis, los combats de picat organizados por ayuntamientos e instituciones cayeron y no se han recuperado ni la mitad. Se montan muchos combats de picat en restaurantes u organizados por particulares . El número de glosadors en activo se mantiene, cambiando de nombres.

P Otro éxito actual es el de las glosadores.

R Efectivamente. Las glosadores de antes ejercían un papel de figura excepcional y el combat se centraba en la guerra de sexos. Ahora, en cambio, somos todos glosadors. Se ha producido el empoderamiento de las mujeres y el discurso se ha feminizado.

P ¿Echa algo a faltar, actualmente?

R Creo que la glosa es una herramienta muy válida para aprender el catalán de Mallorca de una forma lúdica. Deberíamos entrar de una vez en la enseñanza y no que los claustros de profesores se acuerden sólo de la glosa por Sant Antoni para cuadrar minitalleres, lo cual es una auténtica locura. Si hubiera más glosa en la educación, habría menos fracaso escolar en idiomas. También siento nostalgia de la época en que IB3 nos llamaba continuamente. Era divertido, aunque no fueran combats al uso. Salimos en un programa que buscaba a cada glosador en su entorno e, incluso, grabamos un "betlem glosat". Eso abre muchas puertas. Los tiempos han cambiado. Ahora, quizás, el público podría seguir los combats reales si saliéramos en la televisión autonómica.

P Exponga el perfil de un buen glosador.

R Hace años habría citado capacidades técnicas: léxico, rima, velocidad de respuesta, ritmo y afinación al cantar. No obstante, creo que la mejor característica es la honestidad, ser auténtico y coherente con uno mismo, que no deja de ser lo más complicado en la vida.

P Del glosador se admira su léxico, la capacidad de improvisación, la adaptación al tema, la creación de la rima y ritmo adecuados... ¿Cuál es el secreto?

R Como en cualquier oficio o disciplina deportiva, no hay magia. Es la práctica, el entrenamiento constante rozando la obsesión y la experiencia.

P ¿Siguen un determinado protocolo las glosades?

R Ahora resulta inexistente. Hemos actualizado el formato, diversificando la performance en sí misma. Antes sí que se podía decir que un combat de picat tenía una presentación, un enfrentamiento central y una despedida. Hoy podemos iniciar un combat durante una parte de la actuación, cambiar a tonades diferentes y acabar con décimas (cantadas con la tonada de Pere Capellà, precisamente). También, dedicar un rato a cuartetas "dos a dos" en que un glosador hace los dos versos iniciales y el siguiente cierra la estrofa de cuatro versos, sucesivamente, hasta que juntos construimos una glosa final contundente.

P ¿No existe, por tanto, formato estándar?

R Así es. En cada actuación y en función de cómo responde el público, podemos glosar desde treinta y cinco minutos a más de una hora y media, como sucedió el pasado 9 de agosto en el Restaurante Son Bascós de Montuïri en ocasión de las fiestas. No queríamos acabar ni nosotros ni el público y eso no pasa siempre.

P ¿Cuántos glosadores y glosadoras existen en nuestra isla?

R Unos veinte hombres y unas cinco mujeres, más o menos. La zona predominante es el Llevant. Allí nació la primera asociación impulsora del glosat de picat, Es Canonge de Santa Cirga. Pero la distribución general muestra una gran dispersión.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats