Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Mi sueño siempre ha sido ser la ‘beateta’ de Palma»

Helena Serra Truyols fue presentada ayer en un solemne oficio como la nueva representante de Santa Catalina Tomás

Helena Serra junto a su familia y el cuerpo de Catalina Tomás. MANU MIELNIEZUK

«Me hace mucha ilusión ser la ‘beateta’ de Palma, siempre ha sido mi sueño». Helena Serra Truyols vivió ayer su día más esperado con mucha emoción, devoción y algo de nervios. La pequeña de nueve años se presentó en el convento de Santa Magdalena en un solemne oficio como la representante de Santa Catalina Tomás este año.

Helena será la protagonista de la procesión del carro triunfal que recorrerá las calles de Palma a finales de octubre, y también acaparó las miradas de decenas de fieles ayer como ‘beateta’ en la ceremonia oficiada por el rector del Seminario Mayor, Mossèn Francesc Vicens Gomila, también Vicario Episcopal de Patrimonio Histórico y Cultural.

«Es una alegría recuperar nuestra fe y tradiciones después de la pandemia», manifestó Vicens durante el habitual refrigerio posterior a la misa. La procesión de Santa Catalina Tomás se suspendió en 2020 por la crisis sanitaria, y las misas tuvieron que celebrarse durante dos años con mascarillas y estrictas limitaciones de aforo.

Ayer, por primera vez después del estallido del coronavirus, la eucaristía pudo llevarse a cabo con normalidad; los fieles incluso pudieron pasar a venerar el cuerpo incorrupto de Santa Catalina Tomás exhibido en un sepulcro en la iglesia de Santa Magdalena, como era costumbre antes de la pandemia.

La joven ‘beateta’ seguida de las pequeñas Marita Boscana y Beatriz Montis frente al altar. | MANU MIELNIEZUK

Cerca de setenta personas, una decena de ellas monjas, acudieron a la celebración, que empezó a las 11:00h. Entre ellas se pudo ver a la artista serbia Marina Abramovich, reconocida internacionalmente.

A pesar de los nervios, Helena brilló como ‘beateta’. Acompañada por sus padres y sus tres hermanos Carmen, Carlos María y Asís María, venció a los nervios y presentó frente al altar flores, pan y vino en señal de ofrenda, seguida de las pequeñas Marita Boscana, ‘beateta’ en 2019, y Beatriz Montis, que representará a la santa en la edición del próximo año.

«Ha sido impresionante», dijo Helena Serra nada más concluir el oficio, visiblemente emocionada. Su padre, Carlos Serra, profesor de Filosofía, comentó con orgullo que la devoción «le viene desde muy pequeña»: «Las inquietudes espirituales de Helena son consecuencia de la labor que realizamos los padres en nuestra profesión diaria», explicó. «En casa procuramos tener un gran elenco de biografías de santos para que los niños se interesen por ellos», añadió.

Carmen Truyols, por su parte, es madre de la pequeña y maestra de Religión en un centro educativo: «Hoy en día, los niños se visten de superhéroes, mientras que Helena se viste de santa, y admira a los que dieron su vida por los demás y fueron santificados. Esos son los superhéroes de la historia», destacó la progenitora.

Resulta que en el hogar de esta familia vivió en su día la mismísima Santa Catalina Tomás cuando se trasladó a Palma, mientras esperaba a ser acogida por un convento. La casualidad, el azar o la «providencia», como dice Carlos Serra, ha hecho que la joven Helena represente hoy a la religiosa, su «santa preferida» y la primera de la historia de Mallorca.

Compartir el artículo

stats