Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort reactiva s’Aigo Dolça tras lograr una ayuda del Consell de cuatro millones

Las futuras instalaciones se dividirán entre el centro deportivo con piscina de seis carriles, aparcamiento y restaurante

Imagen del proyecto diseñado por Antoni Barceló y Bárbara Balanzó.

Imagen del proyecto diseñado por Antoni Barceló y Bárbara Balanzó.

El ayuntamiento de Palma reactivará la construcción del nuevo equipamiento deportivo y aparcamiento de s’Aigo Dolça este mes de febrero, después de conseguir cuatro millones de subvención del Consell de Mallorca. Debido al parón administrativo y a la reducción de ingresos por culpa de la pandemia, el proyecto se ha retrasado, aunque Cort tiene previsto iniciar ahora la licitación de la obra que, según el nuevo calendario, se inaugurará durante el primer trimestre de 2023.

El nuevo equipamiento de s’Aigo Dolça lleva la firma de los arquitectos Antoni Barceló y Bárbara Balanzó y fue presentado a principios de 2019. El abandonado solar situado en la calle de mismo nombre, junto al hotel Fénix, se dividirá entre un centro deportivo con piscina, aparcamiento y restaurante. A estas alturas, ya debía estar en obras, con el objetivo de inaugurar en el verano de 2022, pero la crisis actual impidió cumplir con el calendario previsto. Además, también fallaba la parte económica, con la disminución de ingresos que debían destinarse a proyectos municipales.

9,7 millones

El área dirigida por la regidora Neus Truyol ha confirmado esta semana que el presupuesto del nuevo equipamiento asciende a 9.797.191 euros y que ya cuenta con la financiación para llevarlo a cabo. Hasta ahora ha destinado 241.061 euros al proyecto ejecutivo y a otros estudios. Para afrontar el resto, el Ayuntamiento dispone de 5,5 millones de euros procedentes de dos operaciones de crédito municipal y una aportación de Fondos Europeos. A esta cantidad hay que sumar los cuatro millones que le ha concedido el Consell de Mallorca en la convocatoria de subvenciones para la reactivación económica de obras de los consistorios.

El solar lleva abandonado desde los años 70, pero volverá a acoger una piscina. | MANU MIELNIEZUK

«Modelo de Ciudad ya ha presentado la solicitud al área de Promoción Económica y Desarrollo Local del Consell para que sea tramitada y resuelta en los próximos meses», indican fuentes municipales, que estiman que la ayuda podría llegar en marzo.

Desde Cort recuerdan que este proyecto está incluido dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Plan Litoral de Ponent que cuenta con financiación de los fondos FEDER. De esta manera, «el Ayuntamiento es el que en primera instancia realiza la inversión que será recuperada en buena parte hasta el 50%».

Inicio de obras

En las actuales condiciones, las obras podrán comenzar el próximo mes de septiembre y, después de un año y medio de trabajos, s’Aigo Dolça podría inaugurarse en el primer trimestre de 2023, según las previsiones municipales.

Las antiguas instalaciones tienen una superficie útil de 6.504,5 metros cuadrados, en la que se edificará un edificio de seis plantas escalonadas, una de ellas subterránea.

El proyecto prevé una piscina de 25x12 metros y seis carriles, además de un solarium y saunas. Un patio central estructurará todo el espacio y aportará luz y ventilación natural, especialmente de la piscina en verano.

En el futuro equipamiento habrá distintos espacios: zona de administración, bar-restaurante, vestidores, enfermería y socorrista, solarium, dos salas de gimnasio y salas polivalentes.

En cuanto al aparcamiento, ocupará tres plantas y tendrá 117 plazas, 85 para coches (cuatro de ellas adaptadas para personas de movilidad reducida), 17 para motos y 15 puntos de recarga de 7,4kW.

Un referente histórico en la natación en la isla

Las recordadas piscinas de s’Aigo Dolça se empezaron a construir en 1940 y durante décadas fueron un referente de la natación en la ciudad, ya que fueron sede del CN Palma hasta principios de los 70. A partir de ese momento, tras la inauguración de las piscinas de Son Hugo, comenzó su decadencia.

Como señala la regidora de Modelo de Ciudad, Neus Truyol, «esta piscina es uno de los vestigios de una época de esplendor del barrio de El Terreno». El Ayuntamiento considera que además de recuperar la memoria histórica en su vertiente deportiva, con el nuevo aparcamiento se dará respuesta a una reivindicación de los vecinos, pese a que el proyecto suscitó críticas por la proporción del estacionamiento.

La mitad del solar donde se construirá el nuevo equipamiento pertenece al Ministerio de Hacienda, que en 2006 cedió su parte de forma gratuita al Ayuntamiento con la condición de que se destinara a instalaciones deportivas. Este acuerdo sigue vigente tras la firma de la prórroga de la cesión el pasado octubre.

Compartir el artículo

stats