Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grandes buques de pasaje en el Puerto de Palma

Michelangelo - Raffaello

El 'Michelangelo' saliendo del puerto de Palma a finales de los años sesenta.

El 'Michelangelo' saliendo del puerto de Palma a finales de los años sesenta.

El Michelangelo y el Raffaello fueron dos trasatlánticos gemelos de bandera italiana, que visitaron el puerto de Palma durante la segunda mitad de los años sesenta y parte de los setenta y que en cada una de sus escalas siempre causaron gran expectación, por su tamaño y sobre todo por la espectacularidad de su diseño.

Mientras que el Michelangelo fue construido en los astilleros Ansaldo en Génova, el Raffaello lo fue en el astillero San Marco en Trieste, perteneciendo ambos a la Italia Societá de Navigazione, que durante muchísimos años venía realizando, entre otras, la ruta entre Italia y Nueva York. Se construyeron como trasatlánticos en una época en que empezaba el declive de éstos, superados por la competencia de la aviación, naciendo para sustituir a los viejos Saturnia y Vulcania y tras la pérdida del Andrea Doria. Disponían de tres clases y un elemento diferenciador eran las formas de sus chimeneas, especialmente diseñadas para evitar humos en cubiertas. Inicialmente el Michelangelo tuvo algunos problemas con las vibraciones que se solucionaron con nuevas hélices, aplicándose estas mismas modificaciones a su gemelo. Tenían más de 275 metros de eslora y una capacidad de 1.775 pasajeros, en 742 camarotes, con una velocidad en servicio de 26,5 nudos, siendo su propulsión por turbinas de gas.

El Michelangelo entró en servicio en mayo de 1965 y el Raffaello dos meses después. Destacando algunas incidencias en su vida marinera, como en abril de 1966, en que el Michelangelo se encontró un gran temporal en el Atlántico, siendo alcanzado en la proa por una gran ola, que le produjo el hundimiento de la superestructura delantera de aluminio debajo del puente, causando la muerte de dos pasajeros y un tripulante y bastantes heridos. También el Rafaello tuvo un incendio en la sala de máquinas en octubre de 1965 y una colisión en 1970 con un petrolero noruego.

El primero de los dos gemelos en visitar Palma fue el Michelangelo, que lo hizo por primera vez el 8 de septiembre de 1966, siendo el primer puerto español que visitaba, curiosamente coincidió con el "día del turista" y con el trasatlántico número 200 que llegaba al puerto ese año, por lo que organizó un gran acto al que asistieron todas las autoridades locales, incluidos el cónsul de Italia y representantes de la empresa consignataria Schembri. Durante la celebración se le entregaron sendas placas de plata y bronce por parte del gobernador civil y el alcalde de Palma, al capitán del buque Ramiro Emagris. Los medios no dejaron de alabar los servicios del barco, destacando que disponía de seis piscinas, un gran teatro con capacidad de 500 espectadores, y que el buque tenía emisora propia de televisión, además de editarse a bordo un periódico diariamente, entre otras muchas cosas. El Michelangelo llegó en esta ocasión a primera hora de la mañana procedente de Nueva York, vía Gibraltar, y salió a media tarde rumbo a Palermo.

Su hermano el Raffaello no tardó en venir, fue once días mas tarde, el 19 de septiembre del mismo año, causando también gran expectación, llegó de Génova y marchó para Trípoli, en este caso no hubo acto oficial. Al año siguiente, 1967, no se celebró el acto del trasatlántico 200 sino del 250 y le correspondió al Raffaello, que también recibió una placa. Curiosamente en 1972 el Michelangelo volvió a recibir el premio del transatlántico 200, lo que le convierte en el buque más galardonado del puerto de Palma.

? Durante años se fueron sucediendo las visitas de ambos buques, aunque no demasiadas, causando siempre gran expectación, sobre todo a su salida, cuando hacían sonar su potente sirena, que se podía oír a mucha distancia, en total el Michelangelo hizo 16 escalas y el Raffaello 19, hasta que a mediados de 1975 se anunció que la compañía no podía asumir las pérdidas de ambos buques, y que los barcos serían retirados del servicio, aunque alternaran su ruta habitual con la realización de cruceros, en una época en la que la aviación había ganado la batalla. Quedando el 28 de febrero de 1975 como última escala del Raffaello en el puerto de Palma y el 16 de mayo del mismo año como la del Michelangelo.

Ambos buques permanecieron algún tiempo amarrados, hasta que después de diferentes rumores y visitas para su reconversión en cruceros, fueron adquiridos por Irán en diciembre de 1976 transformándolos en cuarteles flotantes. El Michelangelo fue finalmente desguazado en Pakistán en 1991 mientras que el Raffaello fue alcanzado durante la guerra entre Irak e Irán, quedando semihundido, chocando mas tarde un buque mercante con sus restos, siendo posteriormente desguazado en el mismo lugar de su hundimiento.

Compartir el artículo

stats