19 de marzo de 2019
19.03.2019

La contaminación de cruceros y ferris que afecta a Palma podría reducirse a la mitad

Mallorca, Eivissa y grupos ecologistas reclaman al Gobierno que declare el Mediterráneo Area de Control de Emisiones para reducir al 50% su contaminación y evitar 6.000 muertes al año

19.03.2019 | 13:51

Es un hecho: los cruceros y ferris contaminan el aire de las ciudades que visitan hasta un 40 por ciento, entre ellas Palma que llega a contabilizar siete cruceros a la vez en un solo día en el puerto, y afecta a la salud de las personas. También es responsable de la contaminación hacia el patrimonio. En el caso de Palma, la Catedral, el castillo de Bellver y la Lonja, cercanos al puerto.

El combustible que usan estas embarcaciones tiene un alto contenido en azufre. En tierra está prohibido. Es por ello por lo que científicos, ecologistas y administraciones locales y autonómicas, entre ellas el Consell de Mallorca y el ayuntamiento de Eivissa, "Palma lo está pensando", van a pedir al Gobierno central que inste para que el Mediteráneo sea un Área de Control de Emisiones (ECA). En el norte de Europa opera desde el año 2015.

Con esta medida se reduciría los niveles de dióxido de azufre en 77 por cien, de dióxido de nitrógeno en 76% y de materia particulada en un 20 por cien. Se evitarían hasta 6.000 muertes prematuras al año y se ahorrarían de 8 a 14 mil millones de euros en costes sanitarios. En el caso de España, el 69,2 por cien de la población se vería beneficiada.

Son datos aportados en la conferencia internacional 'Reducir la contaminación del aire de los barcos en el mar Mediteráneo' que se está llevando a cabo estos días en Madrid. Está promovida por la Alianza Europea de organizaciones que trabajan por la descarbonización del transporte marítimo.
Entre los organizadores están Ecologistas en Acción y la Alianza Mar Blava.

"Los barcos usan combustible contaminado y los cruceros, además, al atracar y mantener activas sus funciones consumen más energía y queman combustible. Pedimos que apliquen esta normativa y que el Mediterráneo sea zona ECA", ha indicado María García de Ecologistas en Acción.

Por su parte, Carlos Bravo, de la Alianza Mar Blava, reclama "voluntad política" porque "los beneficios a todos los niveles son a corto plazo". Cree que en "dos o tres años, esta normativa que ya se aplica en el mar del Norte, podría entrar en vigor en España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!