14 de noviembre de 2018
14.11.2018
Marginalidad

El Consell detecta 19 asentamientos chabolistas dentro de Palma

Cuatro de ellos están formados íntegramente por personas de países del Este, confirma el IMAS

13.11.2018 | 20:58
El Consell detecta 19 asentamientos chabolistas dentro de Palma

El apunte

  • Las chabolas en sa Riera impiden que Emaya limpie el torrente
    Uno de los asentamientos que lleva años instalado en Palma es el del cauce de sa Riera, muy cerca del colegio Marian Aguiló. En las últimas semanas, los vecinos de es Fortí han denunciado la acumulación de basuras, la presencia de cabras y el peligro que puede suponer para los propios chabolistas una crecida del torrente. Aunque la limpieza de los torrentes corresponde a Recursos Hídricos del Govern, Emaya suele asumir esta tarea en aquellos tramos dentro de Palma. Sin embargo, en esta ocasión no ha sido así debido a la presencia de las chabolas, confirman fuentes de la empresa municipal. Emaya está a la espera de una encomienda del Ayuntamiento y para llevar a cabo la limpieza será necesaria la coordinación con la Policía Local y con los servicios sociales, explican las mismas fuentes. El área de Infraestructuras ya envió a un técnico para inspeccionar el lugar y de su informe se derivará la futura actuación. Desde el IMAS se recuerda que ellos no pueden obligar a desalojar un lugar y que es responsabilidad del propietario del terreno mantenerlo limpio y emprender las acciones necesarias para evitar problemas. m. t.  palma

El Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS) tiene detectados 19 asentamientos chabolistas dentro del término municipal de Palma o en sus límites. La mayoría de sus moradores viven de la chatarra y rehúsan la ayuda social o ir a un centro de acogida porque las condiciones no se ajustan a su estilo de vida, según han constatado los técnicos de servicios sociales.

Teresa Vallespir, directora insular de Inclusión Social, asegura que las cifras y la localización de los asentamientos, facilitadas gracias al trabajo de los voluntarios de las Unidades Móviles de Emergencia Social (UMES) de Cruz Roja, pueden cambiar de una semana a otra, "según lo que consideran conveniente".

De los 19 asentamientos chabolistas identificados por el IMAS, cuatro están formados por personas llegadas del países del Este. Uno de estos agrupamientos está en Establiments-Secar de la Real, otros dos en Son Valentí y otro más en el polígono de Son Rossinyol.

Pese a que desde el IMAS se advierte de lo cambiante de esta situación, alguno de los asentamientos lleva varios años instalado en el mismo lugar, como es el caso de este del Secar de la Real o el que está en la Falca Verda, en el cauce de sa Riera.

Vallespir describe el perfil de quien vive en un asentamiento en Palma: son personas acostumbradas a vivir de forma trashumante, que consiguen dinero vendiendo chatarra y que se protegen entre ellos. "Vivir en grupo les da seguridad y saben que siempre hay alguien que vigila sus cosas", añade la directora insular.

En una reciente visita al asentamiento del Secar de la Real, los moradores en las chabolas les aseguraron que allí tenían "todas las necesidades cubiertas. Están acostumbrados a vivir de esta manera", explica Vallespir. Por ello, no ven necesario acudir a un centro de acogida o utilizar los recursos sociales disponibles. Además, en este lugar son personas de origen rumano y "tienen la intención de volver a su país", añade la directora insular de Inclusión Social.

Los moradores en las chabolas figuran en el censo de personas sin techo del Consell de Mallorca, que arrojó un total de 188 personas en esta situación en Palma y otras 21 en otros municipios en el último recuento oficial. De ese total, 92 declararon vivir en grupo.

En ese último censo de sin techo, que se pretende realizar cada dos años, 51 declararon estar viviendo en la calle o en una plaza; 48 personas afirmaron vivir en barracas o campamentos; otras 12 lo hacían bajo puentes, en túneles o estaciones; 17, en la playa, centros comerciales o vehículos y 10 más determinaron dónde residían. A estas cifras hay que añadir las 16 personas que vivían en un parque y las 34 que okupaban una casa o edificio abandonado.

La otra cara de la moneda de la existencia de estos asentamientos chabolistas la sufren los vecinos de los solares y aquí, comenta Vallespir, ya no interviene el IMAS. "Es competencia municipal. La Administración actúa si hay denuncias y depende de si se trata de terrenos privados o públicos", indica Teresa Vallespir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!