Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corrupción en la Policía Local

El destino de los policías que copiaron estaba decidido antes de la oposición

Un anónimo entrega al director de seguridad unos correos que se consideran pruebas claves

La investigación sobre el amaño en el cuartel de San Fernando continua.

La investigación sobre el amaño en el cuartel de San Fernando continua.

­Los policías locales de Palma, que supuestamente copiaron en las oposiciones para ascender a la categoría de oficial, ya tenían designados sus destinos profesionales antes incluso de que se realizara el examen y, por tanto, antes de que pudiera demostrar si contaban con los conocimientos suficientes para asumir este cargo de mando dentro del escalafón policial. Esta irregularidad se confirma al aparecer una serie de correos electrónicos internos, que han sido entregados en el juzgado de instrucción número 12 de Palma, en el que aparecen nombres concretos y los destinos que van a ocupar una vez hayan conseguido ascender de categoría profesional.

Estos documentos, hasta ahora inéditos, fueron entregados por el actual director de seguridad de la Policía Local, Martín Capó, que acudió la pasada semana al juzgado para declarar como testigo. En su declaración desveló que una persona desconocida había dejado unos documentos en su despacho, arrojándolos por debajo de la puerta, cuando él no estaba. Se trataba de siete folios, cara y vuelta, correspondientes a correos internos fechados con anterioridad a los meses de abril y mayo de 2011, periodo en el que se celebraron las oposiciones internas en la Policía Local para ascender a la categoría de oficial.

Las preguntas y respuestas de la prueba escrita fueron filtradas a varios opositores que, lógicamente, aprobaron y fueron ascendidos a esta categoría de oficial dentro de la estructura policial.

Según señalaron fuentes próximas al caso, estas pruebas demostrarían, presuntamente, que los responsables de la Policía Local, en la anterior legislatura, habrían estado maniobrando para colocar a personas de su máxima confianza, y al mismo tiempo de su misma ideología política, en destinos claves dentro de la estructura policial. De hecho, los opositores que recibieron las preguntas y las respuestas del examen están considerados del entorno más próximo al entonces jefe de la Policía Local de Palma, Antonio Vera, quien tuvo que presentar su dimisión tras verse salpicado por este escándalo. Vera, además, presidía el tribunal que examinó a estos opositores, por lo que era al mismo tiempo el responsable máximo de que las preguntas del examen no pudieran llegar a manos de los policías que optaban a ascender de categoría.

Nuevas declaraciones

Estos documentos que están en poder del juez Manuel Penalva han justificado que se llame a declarar a tres funcionarios del Ayuntamiento de Palma. Son los trabajadores que se cruzaron dichas comunicaciones electrónicas y en ellas se señalan los puestos que iban a ocupar una serie de opositores que, casualmente, fueron losque recibieron las pruebas del examen antes de que se celebraran. El director general declaró la pasada semana ante el juez que no conocía la persona que le había dejado estos documentos por debajo de la puerta de su despacho. En uno de los folios aparece una letra manuscrita. Martín Capó dijo que la letra podría corresponder a una funcionaria, que será una de las testigos que declarará mañana. Otro de ellos es Juan García Lliteras, jefe de personal de Cort.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats