Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Toxicidad

Retiran el amianto frente al Antoni Maura

Dos especialistas recogen cuatro metros cúbicos de tuberías y placas de uralita del solar lindante al instituto de Nou Llevant

El solar situado enfrente del instituto Antoni Maura no tiene amianto, según los especialistas. El material tóxico fue retirado ayer durante todo el día por dos operarios equipados con trajes aislantes para evitar el contacto directo. Se encargaron de quitar manualmente tuberías y placas de uralita -material constructivo que contiene fibras de amianto-, que iban depositando en sacos. Al final de la jornada llenaron cuatro de un metro cúbico cada uno, como indicaron.

Llegaron a las 8 horas al solar de unos mil metros cuadrados ubicado en la calle Perú, cuando los estudiantes del centro de Educación Secundaria entraban en clase. Después de señalizar la valla protectora con carteles en los que se leía '¡Atención. Riesgo por trabajos con amianto!', los dos especialistas procedieron a inspeccionar el terreno y recoger lo que encontraban que tuviese dicho mineral.

Los elementos constructivos fabricados con uralita, como las tuberías y cubiertas halladas, se esparcían entre los escombros, muebles y electrodomésticos abandonados que aún llenan el solar, ya que este tipo de residuos no son peligrosos y no necesitan ser retirados por especialistas. Después de dicho trabajo, Cort se encargará de limpiar el resto del descampado, que pertenece al Ayuntamiento, al Ibavi y a una empresa promotora.

Años de denuncias

El centro educativo situado en la misma calle, del barrio de Nou Llevant, lleva años denunciando la utilización del terreno como vertedero ilegal de material de construcción, así como de todo tipo de basura. Cada vez que el instituto se quejaba, la empresa municipal Emaya limpiaba lo acumulado, pero servía de poco debido a que los camiones de empresas constructoras volvían a descargar escombros.

La gota que colmó el vaso se produjo el pasado 29 de octubre con un incendio en el solar en plena madrugada que asustó a numerosos vecinos de las fincas cercanas. Por la mañana todavía no había podido ser extinguido, ya que el trabajo de los bomberos se complicó por la combustión de la basura.

El instituto lo denunció de nuevo. El consistorio valló la zona y les aseguró que la limpiarían a finales de año. Sin embargo, la existencia de amianto, como se podía ver fácilmente, retrasó aún más las tareas, porque hubo que notificarlo a la conselleria de Trabajo, ya que tenía que dar el visto bueno al plan de seguridad. Llegó febrero y el instituto inició una recogida de firmas entre los padres y demás afectados para exigir otra vez la limpieza. Tras la publicación de la denuncia en este periódico, la Conselleria aprobó dicho plan.

La comunidad educativa del instituto Antoni Maura se reunió ayer para hablar de este y otros problemas, como la inseguridad que padecen los estudiantes a causa de varios robos que se han producido en las cercanías del centro y las deficiencias del patio y las instalaciones deportivas por el deficiente mantenimiento y la falta de inversiones.

Compartir el artículo

stats