Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SAMU 061, la vanguardia de la sanidad pública de Baleares

El primer y más rápido recurso del Servei de Salut cumple 30 años adaptándose a lo imprevisto, pero también realizando una labor asistencial, de prevención y de vigilancia sanitaria

5

SAMU 061, la vanguardia de la sanidad pública de Baleares

El SAMU 061 cumple tres décadas anticipándose a lo imprevisto e intentando ofrecer «un hilo de esperanza». Su evolución en este tiempo ha sido muy grande. Nació en 1992 con un centro de coordinación en la calle Arquitecte Bennàssar de Palma, un médico, un telefonista y tres UVIS móviles que hoy solo servirían para grabar un capítulo de Cuéntame.

Treinta años después es la vanguardia de la sanidad pública balear, su primer y más rápido recurso para salvar vidas y el más adaptado para afrontar cualquier contingencia o avisar de una nueva alarma epidemiológica.  

Cuenta con una plantilla de 748 profesionales, entre ellos 315 mujeres, una flota de 50 vehículos aéreos y terrestres de reciente adquisición, una central telefónica, recursos de soporte vital avanzado de enfermería y pediatría y realiza una constante labor de análisis de datos que le permite conocer cada vez mejor el terreno sobre el que tendrá que improvisar y avanzarse a los acontecimientos, incluso modificar su distribución geográfica de medios técnicos y humanos según la época del año para aumentar su eficacia.

«Treinta años después y como gran hito -comenta Eloy Villalba, gerente del SAMU 061-, el proyecto pendiente en estos momentos es acabar con el proceso de digitalización del servicio», avanza. «Aunque ya se ha empezado a trabajar en él. La consulta de las historias clínicas de los pacientes en cualquier vehículo móvil de emergencias supondrá un gran avance», considera.

El gerente del SAMU 061 no niega que el servicio ha sufrido durante este verano la falta de médicos y enfermeras, una carencia que ha causado un gran impacto en el día a día de hospitales y centros de salud. 

«El problema lógicamente también nos ha afectado -reconoce-, pero quiero añadir que la calidad del servicio no se ha resentido un ápice», subraya Villalba. «Mi opinión es que Baleares no puede afrontar sola este problema que afecta también al resto de comunidades autónomas. La solución debe ser global si quiere ser efectiva», afirma. «En 2019 nuestra plantilla aumentó un 30% y desde entonces ningún médico ha abandonado el servicio».

El Big Data ha llegado a las emergencias. El 061 mide todos sus parámetros mensurables con precisión, lo que le permite una mejora constante de los mismos. Pero el éxito es otra cosa, diferencia José María Álvarez, jefe de Servicio Asistencial.

 «Por supuesto que una vida salvada siempre es un gran logro, pero es necesario relativizar, porque es mejor comprobar al pasar el tiempo que todo el trabajo de prevención realizado da sus frutos en la población, que es útil y modifica costumbres», afirma. 

«Por ejemplo, hace diez años cuando ocurría un accidente que suponía la pérdida de conciencia de una persona resultaba muy inusual que un ciudadano interviniera para prestar una primera asistencia o practicar una maniobra de la reanimación cardiopulmonar», explica. «Antes resultaba rarísimo y hoy lo que es del todo inusual es no encontrar a nadie que haya empezado con estas maniobras, ya sea con asistencia telefónica desde la central del 061 o gracias a sus conocimientos adquiridos», manifiesta Álvarez. «Y resulta muy satisfactorio, porque es una práctica fruto de la formación que realizamos cada año entre los escolares de las prácticas de reanimación cardiopulmonar básicas, con 14.200 estudiantes formados solo este año. Y luego son los propios estudiantes que han asistido a los cursos los que a su vez difunden lo aprendido entre familiares y amigos», apunta.

El 061 en datos en 2021 Fuente: Servei de salut de les Illes Balears

«La prevención también ha tenido un papel fundamental en la disminución de los accidentes mortales de tráfico en los últimos años», argumenta José María Álvarez. «Hay más conciencia de los peligros al volante; los conductores están más atentos a las normas de circulación; el uso del cinturón en el coche y del casco en la moto se ha impuesto, al mismo tiempo que las marcas han ido incorporando más medidas de seguridad en los vehículos para proteger al conductor», argumenta. 

Sin embargo, el jefe de Servicio Asistencial del SAMU 061 señala un nuevo vehículo cuyo uso se ha disparado en los últimos tres años y sobre el que todavía falta hacer una tarea sobre sus peligros e incidir en las normas de circulación a las que debe atenerse. «Es el patinete», apunta. «Con un repunte de accidentes muy importante en ese mismo periodo por encima de lo que señalan las estadísticas y con una zona de Palma de especial incidencia según los datos que hemos recogido, la Plaza de España».

Eloy Villalba señala que la disminución de la incidencia del coronavirus en 2022 y la desaparición de las restricciones han aumentado de nuevo la demanda de actuaciones de los servicios de emergencia del SAMU 061. «Se ha recuperado el ocio nocturno y se ha producido de nuevo un aumento de los politraumatismos», indica. «También de los accidentes cardiovasculares, con un aumento de los ictus de entre el 25% y el 30% durante el último año», informa. 

De nuevo interviene Álvarez para señalar que la interpretación de los datos de las actuaciones realizadas ofrecen al servicio del SAMU 061 indicaciones para ordenar sus recursos humanos, según las necesidades. «Por ejemplo, los municipios de Llucmajor y Calvià son los que tienen una mayor incidencia de infartos, seguramente porque concentran la mayoría de locales de ocio nocturno de la isla, porque cuentan con una población más envejecida y quizá también por contar con una mayor proporción de varones que otros municipios. «Sea como fuere, estos datos nos dan indicaciones para avanzarnos al problema y acercar más los recursos disponibles a estos municipios durante los meses de verano», explica.

También se ha producido en Baleares, señala Álvarez, un aumento de los casos de muerte súbita, sin que haya una explicación clara determinada por un único factor o por una mayor incidencia en una franja de edad concreta.

Por su parte, Juan José García, director de Enfermería del 061, explica que, al contrario de lo que a veces se cree, los servicios de emergencia vital del SAMU solo representan el 20% de toda su actividad. «También se hace una labor de vigía epidemiológica, de adelantar a los hospitales y a los centros de salud lo que va a suceder la semana que viene. Nos sucedió antes de que llegaran todas las olas de la pandemia, con 26.000 llamadas en una sola jornada antes de que se decretara el Estado de Alarma. También nos sucedió durante este verano con la alta incidencia del virus de la gripe fuera de su periodo habitual y nos ha sucedido también en algunos momentos con algunas intoxicaciones», describe. 

«Además -continúa-, también tenemos un papel con los pacientes crónicos para aliviar la carga hospitalaria y sus momentos de colapso», continúa. 

«Cuando un paciente, por ejemplo, ya no puede mejorar en el hospital, nosotros llevamos la atención a su domicilio, realizándole un seguimiento periódico y facilitando que mejore su calidad de vida al poder permanecer en su casa con su familia», explica García, que añade: «Adaptarnos a cualquier circunstancia es nuestro trabajo. Y eso significa tener que acudir a una urgencia a cualquier hora o hacerlo en lugares de difícil acceso que pocas veces cumplen con las condiciones ideales para poder trabajar», comenta. 

«Un traslado hospitalario aéreo con oxigenación extracorpórea (ECMO) es un hito para el servicio pero en realidad todo está previsto. Normalmente nuestro trabajo consiste en estar preparados para saber improvisar y hacerlo con éxito», concluye.

Compartir el artículo

stats