Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Opinión | El PP no sabe cómo ganar, el PSOE sabe que perderá

Es imposible tener un perfil más bajo que Moreno Bonilla, pero el PP balear insistirá en su oposición subterránea al Govern. Esta actuación silenciosa se reserva para los días laborables, porque durante los fines de semana Marga Prohens seguirá imitando a la racial Díaz Ayuso que vino a reencarnar. ¿A cuál de los dos presidentes autonómicos desearían hoy recibir los populares, al anodino andaluz o a la estrepitosa madrileña? Por tanto, la derecha no sabe cómo ganar unas elecciones que le sirven en bandeja.

En la otra orilla, el PSOE solo sabe que va a perder las elecciones, sin acertar con la causa de su desgracia. Se le podría reprochar el castigo inmisericorde a sus socios inevitables de Més y Podemos, unido al fracaso estrepitoso de las fotos con hoteleros, patronales y demás parásitos de la sociedad civil. Una vez recibidos los millones de sus groupies socialistas, estos colectivos empezarán a virar hacia el PP sin disimulo. Desde hoy mismo.

El resultado en las urnas se da aquí por sentado. Las elecciones autonómicas están decididas por ahora en Balears, salvo que ahora no hay autonómicas. En la configuración vigente, PP/Vox llegarían al Consolat en comandita, el PSOE puede incluso mejorar sus resultados pero se queda sin el báculo de los socios a quienes ha despreciado más allá de la injuria.

En el calendario actual, la izquierda perderá las autonómicas porque preceden a las generales. Los sucesivos bofetones de Galicia, Andalucía etcétera van dirigidos hacia Madrid, y más concretamente hacia La Moncloa. Después de años gravitando bajo el tirón de Sánchez, el presidente del Gobierno es tóxico para los socialistas regionales, incluidos los baleares.

A Armengol le conviene espantar a los ministros de Mallorca, si desea preservar alguna opción. Negueruela empeora las expectativas, al gemir que el Govern ha cumplido su misión. El hilillo de esperanza consiste en que los vencedores de Galicia, Castilla o León, Madrid y Andalucía no solo comparten el PP. Todos ellos ya gobernaban antes de aplastar en sus feudos. También en Balears la izquierda manda, por llamarlo de alguna manera.

Compartir el artículo

stats