Tres de cada diez incendios registrados en Baleares son intencionados

El Govern presenta la primera actualización en 17 años del Plan Especial de Protección Civil para fuegos Forestales

Imagen del frondoso Bosque de Bellver.

Imagen del frondoso Bosque de Bellver. / D.M.

EFE

Tres de cada diez incendios registrados en Baleares desde el año 2000, el 33%, son intencionados, según recoge el Plan Especial de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales, INFOBAL. Mientras tanto, el 54% se deben a negligencias o causas accidentales de diferentes tipos, el 8% a causas naturales (rayos), el 4% a causas desconocidas y el 1% a reproducciones de fuegos ya extinguidos.

Baleares tiene «vocación forestal» con 220.786 hectáreas, el 44,3% de toda su superficie, se destaca en este plan. Para lograr y prever una mejor respuesta ante los incendios, la consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido, y el de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, presentaron ayer la primera actualización en 17 años del plan INFOBAL, que está en periodo de exposición pública y que busca una coordinación, ágil y eficaz de todas las administraciones públicas para hacer frente a los incendios forestales y las emergencias en Baleares, y establecer medidas preventivas.

En cuanto a las temperaturas, el plan recoge aumentos generalizados en todas las estaciones desde el año 1976 a razón de 0,4 ⁰C y 0,5 ⁰C por década en el caso de las máximas y las mínimas respectivamente. Se detecta una rápida transición entre las estaciones frías y cálidas y menos presencia de temperaturas moderadas, así como un aumento de la frecuencia de temperaturas extremas cálidas.

Épocas de peligro

La primera novedad de la actualización del INFOBAL es que define dos épocas de peligro de incendios forestales: de peligro alto, del 1 de mayo al 15 de octubre, y de peligro bajo: del 1 de enero y el 30 de abril y del 16 de octubre al el 31 de diciembre.

Otra de las novedades es la mejora de la cartografía del riesgo, en la cual se define cuáles son las zonas de alto riesgo de incendio, así como la incorporación de planes de actuación de ámbito local, que tendrán que redactar determinados municipios que tienen más riesgo de incendio forestal o urbanizaciones en peligro de incendio forestal.