Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera promoción de la Facultad de Medicina de la UIB: «Hemos construido la Facultad de Medicina entre alumnos y profesores»

Los 60 estudiantes de la primera promoción de Medicina de la UIB están a punto de graduarse y ya apuntan a la especialización

Los sesenta alumnos de la primera promoción de la Facultad de Medicina de la UIB están a punto de graduarse

Los sesenta alumnos de la primera promoción de la Facultad de Medicina de la UIB están a punto de graduarse G. Bosch

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los sesenta alumnos de la primera promoción de la Facultad de Medicina de la UIB están a punto de graduarse Jaume Bauzà

Los sesenta alumnos de la primera promoción del grado de Medicina de la UIB apuntan ya al MIR después de completar seis exigentes años de clases teóricas y prácticas en el Hospital Universitario de Son Espases. Serán los primeros médicos formados en las islas, aunque todavía les quedan entre cuatro y cinco años de especialización para completar su formación.

Eugenia Cabrera y Raquel Romero son dos de las alumnas que empezaron el curso académico 2016/17 en una Facultad cuyo nacimiento no estuvo exento de polémica. «Han sido seis años largos, pero ahora que ha pasado el tiempo siento nostalgia. No tengo la sensación de que acabemos en un mes. Ahora me prepararé el MIR, pero no tengo claro qué hacer. Seguramente una especialidad médica, porque el quirófano no me gusta demasiado. Hay diversas opciones y una de las que más me gusta es Pediatría», explicó Romero, de 23 años, en uno de los laboratorios de Son Espases en el que se ha estado formando.

Cabrera sí tiene decidido qué camino seguirá. «Quiero hacer Microbiología. Empecé con esta idea porque antes de la carrera hice una formación y ya me gustó mucho. Durante la carrera tienes tiempo de plantearte muchas cosas, y ahora que hemos acabado confirmo que es realmente lo que me gusta. Es cierto que renuncio a la parte de pacientes y clínica, pero todo tiene pros y contras», asumió esta joven de 26 años.

El decano Miquel Roca, la vicedecana Catalina Picó, Romero, Cabrera y la vicedecana Margalida Gili. | GUILLEM BOSCH

«Ventajas» de empezar de cero

Ambas son pioneras de una Facultad de Medicina que para algunos era innecesaria en Baleares. «Hubo mucho debate y te entraban dudas porque piensas que podía ser mejor una Facultad más consolidada. Pero tenía ventajas, como profesores nuevos y muy motivados, es algo que acabamos construyendo entre alumnos y profesorado. No es esa distancia que hay en una Facultad más establecida en la que los alumnos son más un número. Al final ha sido una experiencia positiva», indicó Cabrera.

«También dudé sobre si irme fuera, pero me quedé por la economía de mi familia y fue una decisión acertada. La formación que nos han dado era muy fresca, no de un profesorado que lleva veinte años dando lo mismo sin cambiar las diapositivas. Son profesores jóvenes, motivados, centrados en la actualidad y que nos han motivado para nuestros estudios», señaló Romero.

Las alumnas de Medicina en la UIB ganan por goleada —son el 70% del total—, pero esa cifra no se traduce en una mayor presencia femenina en puestos de responsabilidad. «Hemos tenido una asignatura de Género y Salud que nos ha hecho ver que en Medicina sigue habiendo un techo de cristal para nosotras. La mayoría del profesorado, coordinadores o jefes de servicio son hombres. Esperamos que un cambio generacional lleve a más mujeres a estos puestos», indicó Cabrera.

Miquel Roca, decano de la Facultad de Medicina de la UIB, consideró «un lujo» esta primera hornada «en un momento en el que hay tanta necesidad de profesionales de salud». También acompañaron a las alumnas las vicedecanas de la Facultad, Catalina Picó y Margalida Gili. «El 51% de estudiantes son de aquí y el resto de fuera», señaló el decano. En todo caso, indicó que todavía es pronto para valorar cuántos de estos estudiantes ejercerán en la isla porque les quedan por delante años de especialización.

Asimismo, Roca señaló que por ahora no está sobre la mesa aumentar el número de plazas para estudiar Medicina en la UIB. «No es tanto una falta de médicos como de especialistas en determinadas áreas. Hay que ir a modificar las plazas de MIR para aumentar la formación en especialidades claramente deficitarias», dijo.

«A todos nos convienen médicos bien formados porque dentro de unos años serán los que nos atenderán», señaló.

Compartir el artículo

stats