Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelve a Mallorca la fiebre de las escuelas de verano tras la pandemia

La demanda de campamentos, cursos, campus y colonias para los niños en la época estival se dispara después de dos años a medio fuelle y espera llegar a las cifras prepandemia

El campamento juvenil de la Victoria, ubicado en Alcúdia, es uno de los más populares en Mallorca. | IBJOVE

Después de dos años a medio fuelle, el sector del ocio infantil calienta motores para una temporada con la demanda disparada. Campus, colonias, campamentos y escuelas de verano se preparan para recibir a miles de niños con los protocolos sanitarios más permisivos, y por primera vez después de la pandemia, sin mascarillas y con luz verde a actividades que el coronavirus ha impedido hasta ahora.

El fin de las limitaciones de aforo admite una oferta de plazas mucho más amplia y variada, que arrancará cuando finalice el curso escolar, y las empresas del sector prevén alcanzar las cifras prepandemia con el cien por cien de su capacidad gracias a la remisión de la pandemia y la campaña de vacunación.

Uno de los campamentos más populares es la Victoria, ubicado en Alcúdia, un referente del ocio juvenil desde hace décadas. Sebastià Lliteras, director del IbJove, entidad encargada de la gestión de la oferta de este enclave, explica que el plazo de inscripción se abrió en marzo y ya se han ocupado prácticamente todas las plazas para la temporada.

Lliteras confía en que la demanda alcanzará las cifras prepandemia, aunque asegura que todavía es pronto para hacer números. Las instalaciones disponen de tiendas de campaña con capacidad para 10 y 25 niños, aunque la normativa por la crisis sanitaria puso el límite en tres jóvenes por grupo. Este año, sin restricciones de aforo, la previsión augura rozar el lleno en el campamento, en especial durante los meses de junio y julio, cuando se registra el pico más alto de demanda.

Mientras, el IbJove ultima los preparativos con las empresas que llevarán a cabo los campus. Tanto entidades públicas como privadas ofrecerán actividades lúdicas, por lo que hasta finales de septiembre se alojará a miles de jóvenes. La Victoria, además, dispone de dos pistas polideportivas, rocódromo, zona de tiro con arco y un gran espacio de acampada con porches, en el entorno de un área natural declarada de especial interés.

Con todo, Lliteras admite que esta temporada está marcada por la dificultad de encontrar personal, sobre todo de cocina, puesto que el sector turístico es «un gran competidor» y en especial este verano. Sin embargo, la dirección espera cubrir por completo la plantilla en el mes de mayo, mientras que el periodo de campamentos arranca la segunda quincena de junio.

Por su parte, el Institut Municipal de l’Esport (IME) organiza dos tipos de actividades: los cursos de verano, donde los jóvenes aprenden natación y tenis, y los campus deportivos, con una amplia variedad de actividades lúdicas para los niños de 3 a 14 años. En mayo se abrirán las inscripciones, y entre los polideportivos municipales de Son Moix, Germans Escalas, Rudy Fernández y Son Hugo, el IME espera recibir unos 3.600 escolares, un 10% más que el año pasado, en un periodo en el que los jóvenes disfrutarán como si la pandemia fuera cosa del pasado.

Aún así, algunas medidas que han llegado para quedarse, como los hábitos de higiene de manos o la ventilación de espacios interiores. Lo explica Xavier Torrens, el director de Espiral, una de las entidades sociales con amplia oferta lúdica estival para los niños, y que durante la emergencia sanitaria tuvo que rediseñar sus escuelas con grupos burbuja, desinfección constante de las instalaciones e incluso actividades online.

Para esta temporada, Espiral ofrecerá una escuela de verano en el Coll d’en Rabassa y otra en s’Arenal, con más de 100 plazas semanales por cada una, y han presentado una propuesta en la escuela del Molinar, pendiente de adjudicación. El plazo de inscripción se abrirá a principios de mayo, y hasta mediados de septiembre las familias podrán apuntar a sus hijos por semanas. De hecho, también organizarán un campamento en la Victoria, con un total de 40 plazas.

Torrens señala que la entidad espera una demanda por lo menos similar a la que había antes de la pandemia, si no mayor, y explica que los niños participarán en juegos, gimcanas y talleres diarios al tiempo que aprenden a vivir con compañeros de su edad. Además, este año, los jóvenes disfrutarán de salidas culturales y excursiones fuera de los centros, actividades que durante la pandemia se tuvieron que limitar.

En general, el abanico de organizaciones públicas y privadas que ofrecen actividades para el verano es muy amplio, y resuelven un quebradero de cabeza a muchas familias que no tienen con quién dejar al cuidado de los más pequeños durante sus vacaciones escolares. Deportes, idiomas, teatro, música, aventuras... a la hora de elegir un campus, al fin y al cabo lo más importante es tener en cuenta las necesidades y los gustos de los niños, además del tiempo disponible, ya que pueden encontrarse desde cursos de un día o dos hasta algunos que duran dos meses.

Compartir el artículo

stats