Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fallo de los puntos de recarga desincentiva traer coches eléctricos

Las malas experiencias de los clientes que optan por la movilidad verde, una rémora para el ‘rent a car’

La ‘app’ MELIB muestra, en rojo, los puntos con incidencias. DM

La movilidad verde para los turistas que la eligen en sus vacaciones en Balears, alquilando un vehículo eléctrico para sus desplazamientos, sigue siendo una mala experiencia por el fallo de los puntos de recarga públicos, y una asignatura pendiente en el destino que aspira convertirse en el primero circular en el mundo, aupado por la nueva Ley de Turismo, como sostiene el Govern.

«El drama» que viven los clientes de los rent a car —al igual que los particulares que se han pasado al vehículo de cero emisiones—, a la hora de recargar los vehículos, está desincentivando al menos esta temporada turística que las empresas del sector apuesten por su transformación. La conselleria de Transición Energética ha anunciado que este verano se pondrá remedio. Se suma, además, la crisis de la fabricación de automóviles, que también ha afectado a los vehículos híbridos enchufables.

La aplicación MELIB (Movilidad Eléctrica en las Illes Balears), en la que aparece la ubicación de los puntos de recarga y su estado, continúa con diversidad de aparatos que no están operativos, como se puede verificar a simple vista en el mapa de Mallorca de la app, con diversidad de puntos rojos. Tampoco ofrecen servicio de atención o puede ocurrir que al llegar al punto previsto en teoría libre (color verde) esté ocupado por otro usuario sin que la aplicación lo refleje correctamente (en azul).

El Govern anunció, a inicios de este mes de abril, que acometerá la modernización de la red pública de puntos de carga de vehículos en las islas para dar una mejor atención a los usuarios. Se incluirá lo que se venía demandando, un servicio de atención de 24 horas todo el año, para que ni turistas ni residentes se queden tirados por los fallos del sistema. Según anunció el vicepresidente y conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, se prevé una «posible» centralización del mantenimiento de los puntos de carga por parte del Instituto Balear de la Energía (IBE), ahora en manos de los ayuntamientos, los cuales brindan servicios dispares y a eso se achaca el mal funcionamiento.

El IBE ha sacado a licitación el desarrollo de la aplicación y el servicio de mantenimiento de la red pública de los puntos, por 320.000 euros más IVA durante dos años, prorrogable hasta cuatro. Se estima que esté operativa en verano, pero para los rent a car llegará tarde esta temporada.

Incluirá un servicio de atención telefónica para resolver incidencias de los usuarios, en castellano y catalán, y, con carácter estacional (entre abril y octubre) en inglés para los turistas que opten por alquilar vehículos eléctricos.

El archipiélago cuenta con 880 puntos de acceso público de recarga. Más del 70 % (628) están integrados en la MELIB: 485 en Mallorca, 59 en Menorca, 70 en Eivissa y 14 en Formentera.

Compartir el artículo

stats