Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Son Espases ha de arreglar dos reducciones de vientre hechas en Turquía

En tan solo 15 días el servicio de cirugía plástica ha atendido la aparición de grandes hematomas tras la operación en un hombre y en una mujer

Una imagen de archivo de una intervención realizada en el servicio de Cirugía Plástica del hospital de Son Espases. | HUSE

Lo barato acaba saliendo caro. Esta máxima, difícil de cumplir para los presupuestos más ajustados, no es por ello menos válida. El servicio de cirugía plástica de Son Espases ha atendido en el plazo de quince días a dos pacientes, un hombre y una mujer, a los que les aparecieron unos aparatosos coágulos de sangre por debajo de la piel en la zona intervenida tras someterse en Turquía a una operación para reducir la grasa abdominal.

Jaume Estrada, cirujano plástico jefe del hospital de referencia, explica que ambos pacientes han recaído en su servicio en el plazo de las dos últimas semanas y con los mismos hematomas que, a su juicio, solo pueden calificarse de «complicación seria y potencialmente peligrosa».

Ambos afectados viajaron a Turquía para someterse a una dermolipectomía abdominal, emplea el término médico el doctor Estrada, que aclara que consiste en una eliminación de la grasa acumulada en el vientre así como en el estiramiento posterior de la piel.

El jefe del servicio señala que los dos presentaban los citados hematomas provocados por sangrados postoperatorios.

La mujer es la que acudió primero a Son Espases ante la aparición del preocupante hematoma. «Se presentó en Urgencias y nos detalló que le habían operado hace quince días y que se le había acumulado la sangre por debajo de la piel. El hematoma se le había licuado y había provocado un acumulo sanguíneo en el abdomen», revela el cirujano congratulándose de que la paciente no tuviera fiebre y de que el hematoma no se hubiera infectado.

«Pero le tuvimos que pinchar y drenar la lesión. Luego le recordamos que la cirugía estética no entra dentro de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y le aconsejamos que se pusiera en manos de un profesional de estética», subraya Estrada.

El siguiente caso, el de un varón con la misma problemática, se personó en el hospital de Son Espases el pasado lunes. «Pero en esta ocasión el hematoma se le había infectado y el paciente estaba con fiebre», diferencia el especialista. En este caso también se tuvo que abrir la herida, limpiarla y drenarla y, para atajar la infección, suministrarle antibiótico.

Como esta información ha comenzado con una máxima, es lógico que acabe con una recomendación de los expertos, en este caso del doctor Estrada, que desaconseja de manera firme someterse a este tipo de intervenciones en un lugar tan alejado de nuestra geografía.

«Recomendamos que no se vayan a operar tan lejos de donde residen porque si luego aparecen estas complicaciones no inhabituales en las dermolipectomías no tienen a quién recurrir y deben volver a pagar a un profesional porque nosotros no atendemos las operaciones estéticas», concluye el experto.

Compartir el artículo

stats