Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Administración balear, en estado de alerta por los ciberataques rusos

Clientes de una empresa de ciberseguridad mallorquina, derivados a una dirección de internet rusa

Una imagen de la empresa mallorquina de ciberseguridad INTEC con su director gerente Juan José Fuster a la derecha. | MANU MIELNIEZUK

El Centro Criptológico Nacional (CCN), responsable de la ciberseguridad de este país, ha elevado el nivel de alerta para prevenir estos delitos informáticos tras detectar una mayor actividad de los ciberdelincuentes tras el inicio de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, país considerado como una superpotencia mundial en estas prácticas ilícitas que ya se habrían convertido en las segundas tras el tráfico de drogas que generan más dinero negro.

Miguel Ángel Benito, responsable de la oficina de seguridad del Servei de Salut que depende de la subdirección de Tecnologías de la Información, confirma que se ha recibido una comunicación del Centro Criptológico Nacional en la que les habría informado que ha detectado un incremento de las actividades ciberdelictivas desde el comienzo del conflicto bélico.

«Estamos en el segundo nivel de alerta pero revisando la documentación que nos han mandado esta misma semana (el CCN), de momento las medidas que se plantean son en base a un riesgo bajo de ataque», matiza Benito revelando a continuación que, de momento, el Servei ha tenido que «resetear» hasta 22.000 contraseñas de acceso a su sistema informático pertenecientes a su personal sanitario tanto interno como externo como al perteneciente a los centros adheridos al IB-Salut.

El responsable de la oficina de seguridad desconocía qué medidas habían adoptado otras conselleries pero lo que dejó claro es que las indicaciones del Centro Criptológico han de cumplirlas todas ellas.

Así, el CCN habría instado a la Administración balear en su conjunto a ampliar su capacidad de detección de un ataque informático sí como disponer de una rápida activación de un sistema para proteger tanto sus ordenadores como sus servidores.

El responsable de la ciberseguridad nacional también habría aconsejado una limitación de los accesos a internet limitándolos exclusivamente a «lugares seguros» y los citados cambios de contraseñas para acceder a los sistemas.

«La idea es que solo se permita a los trabajadores usar internet para el ejercicio de sus funciones y para visitar sitios de absoluta confianza», concluye Benito.

Juan José Fuster, director gerente de la empresa mallorquina de ciberseguridad INTEC, un Centro de Operaciones de Seguridad (SOC, por sus siglas en inglés) radicado en el ParcBit, habría detectado que primero uno y después varios de sus clientes particulares habrían sido remitidos a una dirección de internet en Rusia tras realizar alguna operación digital.

«En base a nuestra experiencia por los clientes que protegemos desde nuestro SOC, podemos indicar que ha habido casos puntuales de incidentes con orígenes rusos, pero no podemos decir que haya habido un aumento sustancial», tranquiliza. No obstante, a continuación recuerda que Rusia es la mayor ciberpotencia mundial y que «al igual que podría lanzar ataques físicos, digitalmente podría hacer lo mismo».

«Desconocemos hasta dónde podrían llegar y cómo actuarían pero al igual que en una guerra física, podrían atacar tanto puntos estratégicos concretos como a toda una ciudad. Por nuestra parte pensamos que enfocarían sus ataques a empresas públicas y privadas cuyos servicios fuesen importantes para la sociedad, pero no descartamos ningún escenario».

Fuster concluye pidiendo cautela y precaución pese a no hallarnos aún en un escenario preocupante ya que recuerda que los ciberdelincuentes invierten mucho dinero y medios para sortear los más sofisticados y seguros sistemas de seguridad.

Compartir el artículo

stats