Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenada una mujer por denunciar una agresión falsa de su exmarido

La Audiencia le impone una multa de 2.880 euros y deberá indemnizar al hombre con 6.200 euros

La Audiencia Provincial ha confirmado la condena a la mujer por denuncia falsa. Manu Mielniezuk

La Audiencia Provincial de Palma ha confirmado la condena a una mujer por una denuncia falsa contra su exmarido por una agresión. La acusada explicó a la Policía que su expareja la había agarrado, zarandeado y abofeteado durante una discusión ante el hijo menor que tienen en común. El hombre fue detenido por la Policía, pasó una noche en el calabozo y tuvo que contratar a un abogado para defenderse. La mujer deberá pagar una multa de 2.880 euros e indemnizar al perjudicado con 6.200 euros.

El tribunal de la sección primera de la Audiencia ratifica así la sentencia de un juzgado de lo penal, que declaró a la procesada autora de un delito de acusación o denuncia falsa. Los hechos ocurrieron en septiembre de 2017, cuando el hombre, acompañado de su nueva pareja, y la mujer tuvieron un altercado en plena calle por un asunto relacionado con su hijo, que estaba presente. La riña provocó la intervención de la Policía Nacional.

La acusada aseguró a los agentes que su exmarido la había agarrado con fuerza por el brazo, zarandeándola y dándole un empujón y una bofetada en la cara. Los policías pidieron al hombre que los acompañara a comisaría, donde fue detenido. Estuvo una noche en los calabozos y al día siguiente fue puesto a disposición del juzgado de guardia, que lo dejó en libertad.

Un juzgado de violencia sobre la mujer abrió diligencias y dos días más tarde interrogó a las partes y archivó el procedimiento por falta de pruebas.

La mujer fue entonces acusada de un delito de denuncia falsa, que desembocó a principios de este año en un juicio. La procesada aseguró que en ningún momento achacó la agresión a su expareja y atribuyó lo ocurrido a una confusión de los policías. Según su versión, ella les contó que fue la compañera del hombre quien la había agredido y que este se limitó a separarles. Los agentes malinterpretaron también sus palabras cuando relató cómo su exmarido había abofeteado a su hijo y no a ella. La procesada alegó que había tratado de solventar el error, pero que los policías se lo impidieron.

El juzgado de lo penal, sin embargo, no dio credibilidad a su relato. Los policías contaron en el juicio que la detención del perjudicado se produjo porque la acusada le atribuyó a él la agresión. De hecho, reflejaron su acusación en el atestado que redactaron sobre el altercado.

La sentencia de la Audiencia Provincial refleja además que cuando la mujer acudió a un centro médico para ser atendida explicó que su exmarido se había «abalanzado sobre ella». Los magistrados entienden que la procesada actuó a sabiendas de que su relato era falso y confirman la condena dictada por el juzgado de lo penal.

Compartir el artículo

stats