Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aumentan las familias que piden ayuda para afrontar el gasto escolar

Cruz Roja y Cáritas están recibiendo peticiones de material escolar que superan claramente las de 2019 e incluso las del pasado año

Imagen de una campaña de recogida de juguetes para Navidad de Cruz Roja.

Imagen de una campaña de recogida de juguetes para Navidad de Cruz Roja. G. Bosch

La reactivación de la temporada turística y del mercado laboral de las islas no está evitando que crezca el número de familias que, si bien pueden hacer frente a los gastos básicos, se ven incapaces de afrontar cualquier desembolso extraordinario debido a la precaria situación económica en la que han quedado sumidas, tras un año y medio de caídas en sus ingresos ya sea por haber pasado por situaciones de inactividad o por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). El regreso a las aulas de los menores ha puesto en evidencia esta situación, reflejada en el aumento de solicitudes de ayuda que Cruz Roja y Cáritas están recibiendo durante estos días. Según sus responsables, la demanda de auxilio no solo está claramente por encima de la registrada en 2019, antes de la pandemia, sino que va a ser incluso ligeramente superior a la de 2020. Y las previsiones de ambas organizaciones es que lo mismo vuelva a suceder durante la campaña de entrega de juguetes a los niños por Navidad.

La coordinadora autonómica de Cruz Roja, Juana Lozano, recuerda que durante la campaña de entrega de material escolar de 2019 esta entidad atendió 565 solicitudes de ayuda en Mallorca, cifra que se elevó hasta las 645 en 2020. Este año, con la campaña aún sin terminar, ya se ha alcanzado la cifra del ejercicio anterior, por lo que se da como seguro que el resultado final será superior. Pero además, en esta ocasión, y la vista de la situación que se vive, se ha decidido que 120 de estos niños, de las familias más vulnerables, cuenten con una ayuda adicional para el pago de la matrícula y de los libros de texto.

Desde Cáritas se está a la espera de hacer el recuento definitivo, pero ya se asegura que las cifras de este inicio de curso en el reparto de material escolar son superiores a las del de 2020.

El problema se extiende

Desde ambas entidades se hace el mismo análisis. Antes de que apareciera el coronavirus, las solicitudes estaban muy concentradas en las familias con los problemas de pobreza más cronificados. En estos momentos, el abanico se ha abierto notablemente, y entre las personas que solicitan ayuda aparecen ya asalariados que tradicionalmente han trabajado durante la temporada turística en sectores como la hotelería o las restauración, pero que este año se han visto afectados por un ERTE y, consecuentemente, han padecido una caída sus ingresos.

Se trata en muchos casos de familias que tienen a alguno de sus miembros que sigue recibiendo un salario o alguna ayuda económica que les permite hacer frente a los gastos básicos, como los de alimentación o vivienda, pero que se ven incapaces de afrontar los de carácter extraordinario, siendo el de la vuelta al colegio de los hijos uno de los más importantes, tal y como se recuerda desde Cáritas, ya que el desembolso por cada uno de ellos puede ser de 200 euros. Esta situación se hace especialmente grave en aquellas familias que tienen más de un niño escolarizado, y en las de carácter monoparental.

En este sentido, se recuerda que aunque la reactivación del turismo ha ayudado a muchas personas a mejorar su situación económica, la actividad que se ha conseguido durante este año dista de ser la de 2019 (hay que recordar que en esta ocasión la campaña se inició en junio y no en Semana Santa), por lo que los ingresos familiares han sido más bajos.

Previsión para el invierno

Es por ello que las previsiones para el invierno distan de ser optimistas. La coordinadora de Cruz Roja señala que esta organización está trabajando ya en la campaña destinada a facilitar juguetes para los niños en Navidad, y que para ello ha hecho un sondeo sobre la demanda que se va a tener que afrontar. El resultado ha sido que el número de familias que van a solicitar esta ayuda va a ser superior no solo al de 2019, sino también podría quedar ligeramente por encina del pasado año, lo que refleja esa nula capacidad económica de muchas familias para hacer frente a los gastos extraordinarios.

En este sentido, se subraya que en Baleares son muchas las familias en las que sus miembros mantienen una intensa actividad laboral durante el verano, con el fin de obtener unos ingresos suficientes que sirvan de ‘colchón’ para superar la temporada invernal en la que permanecen inactivos.

El problema de cara a los próximos meses, según se apunta, es que ese ‘colchón’ de este año va a ser notablemente más delgado que el de 2019, lo que hace prever un repunte en las solicitudes de auxilio.

Entrega gratuita de mochilas, cuadernos, bolígrafos y juguetes gracias a las donaciones

La campaña que Cruz Roja y Cáritas desarrollan durante estos días consiste en la entrega del material básico para el inicio del curso, e incluye mochilas, cuadernos, lápices y bolígrafos, por citar algunos ejemplos, obtenidos de donaciones en colaboración con algunas empresas. Con carácter especial, Cruz Roja ha decidido ayudar este año a algunos niños con ayudas económicas para el pago de las matriculas y de los libros de texto.

Por lo que respecta a la campaña de Navidad, en el caso de Cruz Roja se hace entrega de juguetes nuevos, procedentes igualmente de donaciones de empresas y particulares. En este caso, es condición que no hayan sido usados, y que no sean bélicos ni sexistas. En cuanto a Cáritas, lo que hace es recoger juguetes usados que se le donan, para llevarlos a los talleres de que disponen y arreglarlos para que parezcan nuevos. Luego se da un vale a las familias que los necesitan para que acudan a las tiendas de esta organización a elegir el que desean.

Compartir el artículo

stats