Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acusan de pasividad a Educación ante un caso de acoso sexual en Palma

«Me he sentido acorralada y lo que he recibido es silencio»

Fachada del Instituto Madina Mayurqa. | BUKAN BALEARES

Fachada del Instituto Madina Mayurqa. | BUKAN BALEARES

La profesora Mariluz Esún, del Instituto Madina Mayurqa, denunció a través de una carta la pasividad de Educación ante un caso de acoso sexual por parte de otro docente que trabajaba en el mismo centro.

Según explicó la propia maestra, Conselleria e Inspección eran conocedores de la situación desde hace más de un año ( marzo de 2020), pero no han actuado frente al acoso. «Desde que arrancó todo el proceso envié cuatro escritos a Inspección para saber qué estaban haciendo con mi caso y nunca he recibido respuesta alguna».

Así, Mariluz defendió que «hasta que no acudí a la Policía Nacional y puse una denuncia a esta persona no entendió que ‘no es no’. Me sentí acorralada en el centro y pedí ayuda para frenar esto, pero lo único que me encontré fue silencio por parte de Inspección. No tienen protocolo específico para estos casos, y a mí lo que realmente me preocupa es que lo que me ha pasado a mí le pueda suceder a otra profesora».

Regalos y correos

Por otro lado, también criticó que a esta persona, quien según ella ya había tenido más problemas de este estilo en otros centros, la dejaran optar a una plaza de funcionario: «¿Cómo es posible que haya pasado de un sitio a otro y se haya convertido en funcionario alguien que no es la primera vez que ha tenido problemas con una compañera? Imagino que desde Educación entienden que está capacitado».

Desde otra perspectiva, la profesora explicó que este docente «tenía en la mente que podíamos tener algo en común, y cuando le dejé claro que no era así no lo entendió. A pesar de intentar frenarle, él me siguió dejando regalos y enviándome correos subidos de tono. No paró hasta que la Policía lo llamó a declarar».

Respecto al malestar y el daño generado por la situación, la maestra indicó que «el daño emocional recibido no tiene precio. El menosprecio de no contactar conmigo para ver cómo estaba la situación y no preguntarme cómo estaba ha sido complicado. Me he tenido que buscar la vida a través de abogados y denunciar para intentar detener este acoso».

Por último, explicó que «actualmente es una situación que está en manos de los tribunales y espero que se pueda solucionar» y volvió a lanzar un mensaje para la Conselleria de Educación: «Me parece increíble que, trabajando en un sector donde debemos enseñar valores y educar en igualdad, no hayan actuado ni me hayan respondido nunca».

Compartir el artículo

stats