DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boulevard | El Tribunal de Cuentas abre juicio al Teatro Principal

El Govern ha de decidir si mantiene el contrato para el plan de rescate turístico a la empresa sancionada en el cártel de amaño de licitaciones impulsado por el gurú de Més

Hay enfermos de covid con menos secuelas que las arrastradas cinco días después por manifestantes de la Plaza España.

Hay enfermos de covid con menos secuelas que las arrastradas cinco días después por manifestantes de la Plaza España.

Ante la habitual dejación de responsabilidades en Mallorca, el Tribunal de Cuentas ha dado un paso al frente. Las diligencias previas que abrió la institución madrileña, sobre un descuadre de caja de 133 mil euros en el Teatro Principal, se han consolidado con la apertura de procedimiento judicial. En marzo declararon tres empleadas de la institución palmesana, el BOE del 30 de abril reproduce el paso a juicio para determinar la «responsabilidad contable» del descubierto.

En efecto, recuerdan ustedes bien. La desaparecida Fiscalía de Balears archivó la denuncia del desfase económico, «por no hallar inicios de delito». Es un argumento adicional a favor de la gravedad de los hechos, que han alarmado al Tribunal de Cuentas hasta activar su sección de enjuiciamiento. El «presunto alcance en los fondos públicos de la Fundación Teatro Principal» es una «consecuencia de supuestas irregularidades contables apreciadas en la gestión de caja de dicha entidad». El carácter de infracción administrativa no disminuye la impropiedad, y reivindica la figura de Carlos Forteza, el gerente de la institución muy odiado por sus trabajadores. Al igual que en el cártel del gurú de Més, en Madrid corrigen los entuertos de Mallorca.

Lo impresionante no es que Fernando Savater anunciara su voto a Díaz Ayuso, sino que a nadie le importara a quién votaba el autor de Contra las patrias, que hoy corregiría en Contra los parias. Lo cual nos lleva a unas de las falsedades más repetidas de la actualidad, insistir en que la culpa del rechazo provisional de Reino Unido a Balears se debe a los elevados índices de contagios de la comunidad madrileña.

La feliz iniciativa inculpatoria surge de Iago Negueruela, Mister Govern y el hombre más combativo de los contornos. En primer lugar olvida que el Aragón socialista de Lambán o la Navarra no menos PSOE de Chivite padecían incidencias superiores a la India, de 293 y 296. La ministra González Laya le copió la culpabilización a Ayuso de la cuarentena del Reino Unido al conseller de Todo, que ahora carga con el Govern y el Gobierno a sus espaldas.

Por desgracia, Negueruela y su ministra subordinada omiten que el semáforo amarillo británico adjudicó un papel preponderante a la vacunación, donde Reino Unido triplicaba a España. Y ya puestos, descargamos algunas incógnitas bienintencionadas sobre el viaje a Alemania de Armengol y su macroconseller:

¿Por qué no llevaron al director de la Agencia de Estrategia Turística de Balears recién nombrado, Francesc Mateu, y sí a su adjunta Esther Cañizo?

¿Qué sentido tiene entrevistarse con Sebastian Ebel, el mismo director financiero de TUI que vino hace poco a Palma?

¿Por qué no hubo entrevista con Friedrich Joussen, máximo ejecutivo de TUI?

Puestos a entrevistarse con secundarios, ¿por qué no aprovechar que TUI y AETIB son vecinos en el ParcBit?

¿Ni un solo ministro alemán se interesó por recibir a la presidenta de su decimoséptimo Land?

Y una colateral, ¿se mantendrá el contrato para el plan de rescate turístico que el Govern estableció con una empresa condenada por Competencia, al participar en el cártel de contratos amañados junto al gurú de Més?

En la imagen que hoy nos ilustra, captada el pasado jueves, se comprueba que hay enfermos de covid que sufren menos secuelas que las arrastradas cinco días después por manifestantes de la Plaza España. La sentada se planteó contra las restricciones pandémicas, ridiculizadas por la asistencia masiva de esta noche a Son Moix. Hubo convocados que quedaron más lacerados que un Ecce Homo. O que un AstraZeneca.

Rectificación: El pasado domingo levantamos el ánimo de la población, al informar de que Balears había abandonado la cola de la vacunación por regiones, en detrimento de Murcia y con la posibilidad de alcanzar a Canarias y Madrid. Una semana después, no solo han vuelto a rebasarnos los murcianos, sino que se alejan canarios y madrileños. Volvemos a ser los últimos en inyecciones, un detalle ignorado en los balances de nuestras autoridades. Si no fuéramos patrióticos, diríamos simplemente que nos estamos hundiendo. Pedimos disculpas, y lamentamos cualquier inconveniente que haya causado nuestro optimismo irracional.

Reflexión dominical viral: «Pandemia es vivir en cuenta atrás».

Compartir el artículo

stats