Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud ha derivado a 1.416 pacientes a la privada para recortar las listas de espera

Las derivaciones se produjeron desde mediados de octubre a inicios de diciembre, cuando el periodo valle previo a la tercera ola las permitieron

Imagen de archivo de una paciente sometiéndose a una ecografía en la Palmaplanas.

Imagen de archivo de una paciente sometiéndose a una ecografía en la Palmaplanas.

Un total de 1.416 pacientes del Servei de Salut fueron derivados a la sanidad privada para, de esta manera, intentar rebajar un poco unas listas de espera desbocadas al centrarse la actividad asistencial en la pandemia del coronavirus.

Estas cifras han sido facilitadas por el propio IB-Salut, que detalló que las derivaciones se produjeron desde mediados de octubre a comienzos de diciembre del año pasado, cuando la situación epidemiológica de las islas atravesaba un periodo valle tras llegar al punto más bajo de la segunda oleada pandémica y la bonanza asistencial las posibilitaron.

Desde el Servei de Salut desglosaron los pacientes derivados por cada hospital público de Mallorca y en cierta manera sorprende que los centros comarcales de Manacor e Inca fueron los que más usuarios derivaron a la privada con, respectivamente, 504 y 446 derivaciones.

Tras ellos se situó el hospital de Son Llàtzer, con 277 pacientes atendidos en los recursos privados, y Son Espases, centro de referencia de la comunidad que derivó a 188 de sus enfermos.

En relación a los procesos asistenciales para los que fueron derivados a los grupos privados que operan en Mallorca, desde el Servei de Salut especificaron que hubo 21 traslados para intervenciones de cirugía menor ambulatoria, sin ingreso posterior, y que casi todas ellas fueron dermatológicas.

El resto fue prácticamente para realizar pruebas diagnósticas en las que la sanidad pública acumula grandes retrasos. Así, se derivó a 496 pacientes para que se les realizara una ecografía, a 289 para un TAC, a 202 para un ecocardiograma, a 196 para una resonancia magnética o a 158 usuarios que esperaban su turno para que se les practicara una electromiografía (prueba para analizar la salud de los músculos y las neuronas que los controlan), solo por citar las derivaciones más numerosas.

Respecto a los grupos privados a los que se derivó estos pacientes, el Servei de Salut repartió de forma salomónica: 612 pacientes fueron asignados al grupo Juaneda (la mayoría de ellos al hospital general de Muro) y otros 648 al grupo Quirónsalud Palmaplanas. Las 156 derivaciones que faltan para completar la cifra total se asignaron al Hospital de Llevant. Se desconoce el importe total de estas derivaciones.

Compartir el artículo

stats