Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ben Amics enfrenta la ‘LGTBIfobia’ en los centros escolares de las islas

Un informe pide servicios especializados dirigidos al profesorado para erradicarla

«Yo recuerdo un mundo terrible, terrible, cuando yo era pequeño. Y, en cambio, ahora ellos, y ellas, sobre todo ellas, tienen mucha más facilidad para decir que son lesbianas». «A mí me habría gustado, cuando era alumno, haberme encontrado con algunas personas… Tener algún modelo y no lo tuve». «Mi primer referente fue en el instituto, un profesor de castellano y de artes escénicas que es gay (...)». Estos son algunos de los testimonios que recoge Ben Amics en Claustres sense armaris, una investigación sobre la LGTBIfobia entre el profesorado de Balears realizado por la organización, junto con Lioparda Teatre y con financiación de la conselleria de Presidencia.

Se trata de un estudio piloto en el que ha participado personal docente LGTB del ámbito universitario, educación primaria y secundaria y formación profesional y en el que se pone de manifiesto que los profesores arrastran «una biografía cargada de LGTBIfobia que hace que se tenga miedo al rechazo o a que les hagan daño físico o psicológico». Entre sus conclusiones señalan que la falta de formación en diversidad sexual reproduce esa situación en los centros escolares, por lo que Ben Amics demanda para el profesorado servicios especializados y recursos para erradicarla. No se pretende dar respuesta a la problemática, sino establecer un punto de partida para visibilizar este tipo de discriminaciones en las islas.

En el informe se observa la tendencia a no identificarse explícitamente como LGTB frente al alumnado o el resto de profesorado, aunque a través de actos cotidianos sí se visibilizan. Para los docentes lo más gratificante es ser referentes positivos para los estudiantes, pero a menudo se sienten solos o atomizados por lo que se consideran necesarias campañas de visibilidad para empoderarlos dentro del actual sistema educativo.

Los centros docentes aún distan de ser espacios libres de LGTBIfobia y hasta los profesores muestran «un sentimiento de frustración» al no poder ser ellos mismos o tener que representar cierta apariencia heterosexual. Ben Amics reclama un plan de formación en diversidad sexual para el conjunto del profesorado que sea continuo, transversal y obligatorio, así como protocolos y manuales de intervención y la adhesión a proyectos como el de Escuelas Seguras de la FELGTB.

Compartir el artículo

stats