Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

Aprende de Sánchez, oh Govern | Por Matías Vallés

Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez.

Juan Carlos I propinó el jueves la patada más cruel que ha recibido el Estado en democracia. Según el Rey durante cuarenta años, la monarquía debe ser sufragada únicamente por los contribuyentes plebeyos. El atentado es de tal magnitud que también golpea al Gobierno en plena faz. Sin embargo, Pedro Sánchez no se ha blindado en el desprecio a la ciudadanía, como hizo Francina Armengol al descubrirse que los asaltacolas de su partido se habían apropiado indebidamente de vacunas que no les correspondían.

El presidente del Gobierno ha denigrado el comportamiento «incívico» de todo un Rey, y se ha apresurado a compartir , «el rechazo de la mayoría de la ciudadanía española». Aprende de Sánchez, oh Govern, aunque seas de izquierdas no pasa nada por colocarse excepcionalmente del lado de los mallorquines.

A Carlos Villafáfila cabe desearle una pronta recuperación de una enfermedad que han divulgado sus jefes, y que en ningún caso está obligado a revelar. Ahora bien, su destitución en diferido tras un mes de procrastinación del Govern se debe exclusivamente a haberse saltado la cola de la vacunación para inyectarse el primer día hábil, ocultando a continuación su inmunización.

La prueba de la destitución se halla en el propio discurso del conseller de facto de Sanidad, Juli Fuster. Si Villafáfila no puede liderar la coordinación de vacunación por hallarse de baja, cómo puede seguir ejerciendo la crucial subdirección de enfermería en tiempos de pandemia. Porque de inmunizar lo han cesado, qed.

Compartir el artículo

stats