Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

El virus llegará por el aeropuerto

El virus llegará por el aeropuerto

El virus llegará por el aeropuerto

La consellera de Sanidad no había comparecido desde el jueves, fecha en la que se anunció la medida más importante de la historia de su departamento. Por tanto, solo ha costado tres días que entienda la resolución, un notable avance respecto a su intelección de otros capítulos de la pandemia.

Al obligar a usar la mascarilla incluso en soledad, el Govern se comporta como la persona no necesariamente borracha que busca las llaves extraviadas del coche bajo la farola porque allí hay luz, aunque las perdió en otro sitio. ('Spoiler': Ese lugar en Mallorca se llama Son Sant Joan).

El Govern castiga a los ciudadanos que han logrado que Balears tenga apenas un centenar de casos de covid abiertos, porque es más fácil que encarar el problema en su raíz. Genera así el desánimo de la población, consciente de que será penalizada al margen de su comportamiento ejemplar desde el inicio de la pandemia. Peor todavía, el Govern señala a priori a los mallorquines como culpables de los rebrotes, un gesto de cobardía por su pánico ante los auténticos responsables de los excesos (véase 'spoiler').

El segundo coronavirus llegará por el aeropuerto y se difundirá en espacios cerrados, como el anterior. Mientras tanto, la siniestra Aena ha instaurado el caos pandémico en Son Sant Joan, la siniestra Costas ha multiplicado los chiringuitos playeros sin vigilancia, y el Gobierno tuvo que salvar a Mallorca de los cruceros que pretendía la siniestra Autoridad Portuaria. Los tres engendros están en manos del PSOE.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats