DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aumentan las consultas legales para divorciarse tras el confinamiento

Los abogados de familia constatan que el fenómeno es similar al que se da después de las vacaciones de verano o de Navidad, cuando se produce un repunte de las rupturas

Los expertos señalan que, en el día a día normal, es más fácil evadirse de los problemas de pareja.

Los expertos señalan que, en el día a día normal, es más fácil evadirse de los problemas de pareja.

La crisis del coronavirus tiene vertientes de tipo sanitario, económico, político y social de las que se habla con frecuencia. Pero también ha provocado otra secuela en una vertiente menos conocida, la conyugal. El prolongado confinamiento ha acelerado el deterioro de la convivencia hasta un punto en que, ahora, en pleno proceso de desescalada, los despachos de abogados de familia asisten a un aumento de las consultas para divorciarse o separarse.

De la misma manera que después de un periodo vacacional, como puedan ser el verano a la Navidad, en que las parejas conviven más tiempo que de costumbre, se produce un repunte de las rupturas, ahora el escenario es similar, según apunta la presidenta de la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA), la mallorquina María Dolores Lozano. "Desde hace unas semanas, han empezado a reactivarse las consultas telefónicas para iniciar los trámites. Muchas parejas ya tenían una crisis previa y el confinamiento ha acelerado el proceso", manifiesta Lozano.

Esta abogada recuerda el aumento de denuncias por violencia de género que se ha producido durante el encierro obligatorio, pero también, subraya, se dan casos de parejas que ya han cerrado acuerdos entre cónyuges para dar por finiquitada la relación, a la espera de formalizarlos en los juzgados.

"Una olla a presión"

"Hay muchas parejas que ya de por sí tienen problemas. Lo que pasa es que, en el día a día normal, les resulta más fácil evadirse del problema. Vas al trabajo, quedas con otra gente, sales a dar una vuelta... En cambio, con el confinamiento, no se podían evadir de los problemas. Tenías a la pareja todo el tiempo en casa. Ha sido como una prueba real de que algo no estaba funcionando a nivel de pareja", argumenta la psicóloga sanitaria y jurídica Margalida Serra.

A ello hay que unir los problemas añadidos para las parejas con niños y el estrés de estar en casa durante tanto tiempo sin poder salir a airearse; un cóctel que, asegura Serra, ha hecho aumentar los conflictos de tal manera que "llega un momento en que eso es una olla a presión y explota". "Esos conflictos, si hubiese una rutina más normalizada, no serían tan graves", expone.

En el fondo de gran parte de estos conflictos, subyace en ocasiones un problema de comunicación. "Faltan estrategias para sentarse y para solucionar el problema. Hay mucha tendencia a evadir por lo que, cuando estamos encerrados y no podemos evadirnos, tendemos a explotar. No estaría de más que las parejas trabajasen la gestión emocional para aprender a gestionar esos sentimientos y a no cargar de culpas a su pareja. Muchas veces nos oímos, pero no nos escuchamos", considera esta psicóloga.

Régimen de visitas

Las repercusiones de la crisis del coronavirus en el ámbito doméstico alcanzan igualmente a la custodia compartida. El confinamiento alteró los protocolos habituales de los regímenes de visitas. La AEAFA explica que en algunas zonas de España los jueces acordaron dejar en suspenso estas visitas durante el encierro obligatorio, lo que ahora provocará un "aluvión" de reclamaciones solicitando la compensación. En otras zonas, como Mallorca, en cambio, el criterio predominante ha sido favorable a compensar los días perdidos, lo que evitará la judicialización.

Compartir el artículo

stats