Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En estado de alarma

La Oficina de la Infancia investiga el impacto del confinamiento en niños

Los menores podrán responder un cuestionario sobre cómo viven las restricciones por la pandemia

La OBIA quiere conocer cómo ha afectado el encierro por la pandemia a niños y adolescentes.

La OBIA quiere conocer cómo ha afectado el encierro por la pandemia a niños y adolescentes. B. RAMON

Los niños son uno de los colectivos que más han sufrido los daños colaterales del coronavirus. Educadores, psicólogos y pediatras coinciden en señalar los efectos adversos que pueden generar el largo encierro y la drástica reducción de los contactos sociales. La Oficina Balear de la Infancia y la Adolescencia de les Illes Balears (OBIA) ha elaborado un cuestionario para estudiar cómo ha afectado a los menores el confinamiento, qué herramientas tienen para continuar con su educación de forma telemática y detectar posibles casos de abusos o malos tratos. "Queremos saber también si conocen los teléfonos y otras vías de comunicación a las que pueden recurrir en caso de sufrir situaciones abusivas o violentas", explica el director de la OBIA, Serafín Carballo.

El cuestionario consta de una quincena de preguntas en las que se pide a los menores que valoren en una escala de uno a diez cómo de mal se han sentido durante el confinamiento, qué le ha hecho sentir bien durante las semanas en casa y a qué han recurrido para cambiar su estado de ánimo cuando las fuerzas flaqueaban. También se pregunta si les preocupa especialmente la situación de algún compañero de clase o amigo y por qué, en un intento de detectar posibles situaciones de grave vulnerabilidad.

En el OBIA preocupa también la capacidad de los menores para solicitar ayuda. "Estamos observando que no hay el número de llamadas que sospechamos que tendría que haber en base a situación de otras comunidades autónomas. Semana a semana se van incrementando, pero necesitamos ver qué conocimiento tienen de a dónde tienen que llamar y a quién pueden acudir", señala Carballo. Por este motivo, el cuestionario pregunta a los niños y adolescentes si conocen algún teléfono al que recurrir y los motivos por los que lo utilizarían.

Es este sentido, desde la OBIA recuerdan que los menores cuentan con el Teléfono Europeo de Atención a la Infancia, cuyo número es el 116111, y el chat de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR) en su web www.anar.org. Carballo incide en que es importante "intensificar mucho más las difusión en las redes sociales de estos canales de comunicación". El cuestionario permitirá detectar, según explica el director de la OBIA, si los chicos conocen estas vías de contacto para alertar de sus problemas.

Anónimo y voluntario

El estudio incluye además preguntas sobre el desarrollo de las actividades escolares a distancia, implantadas abruptamente desde que a mediados de marzo los colegios echaron el cierre por el coronavirus. El cuestionario les plantea si tienen ordenador o tableta electrónica para los trabajos escolares y si los aparatos son solo para ellos o los comparten con otros miembros de la familia. También pregunta si en el domicilio existe conexión a Internet.

La distribución de esta encuesta, que según Carballo está "a la espera de la luz verde de la conselleria de Educación, se llevará a cabo a través de diversas plataformas para que llegue a la mayor cantidad de viviendas de Balears. El encabezamiento del cuestionario deja claro que es "voluntario y completamente anónimo" y pide a los menores que respondan de forma sincera e individual.

Llamadas

La Fundación de Ayuda al Niño y el Adolescente en Riesgo (ANAR) ha atendido en España desde el pasado 23 de marzo 1.787 peticiones de ayuda, de las cuales casi la mitad (49,1%), han sido por episodios violentos. Los casos de maltrato intrafamiliar son los más frecuentes, seguidos de la violencia de género, los abusos sexuales, el abandono e incluso las ideas e intentos de suicidio.

ANAR ha puesto en marcha esta semana una campaña de sensibilización que, bajo el lema 'No son aplausos', pretende sensibilizar y recaudar fondos para "frenar la curva del maltrato infantil". Los casos de violencia contra niños y adolescentes "no han parado de crecer", según ha detectado la fundación en sus líneas de ayuda.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Consulta todas las noticias del coronavirus en Mallorca

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Compartir el artículo

stats