16 de septiembre de 2019
16.09.2019
Mundial de Baloncesto 2019

Rudy, un palmarés de cine

"Este título es muy especial", confiesa el jugador mallorquín, campeón del mundo por segunda vez

16.09.2019 | 00:11

Un mito del deporte. El escolta del Real Madrid ha ejercido de capitán de la selección española en un momento muy especial a nivel personal, por problemas familiares, aunque en la pista no se ha notado en el Mundial. "Se lo dedico a la gente que siempre ha creído en mí", comentó el bicampeón del mundo, entre otros muchos títulos

Hace años que Rudy Fernández ha demostrado que no se cansa de ganar y que destila ambición por los poros. Pero este título Mundial es especial para el mallorquín, primero porque ha pasado un verano muy duro por problemas personales, como el de la pérdida de su abuelo, con quien estaba muy unido, y porque en este gran campeonato ha sido el gran capitán.

El escolta del Real Madrid, formado en la cantera del Sant Josep Obrer de Palma, alzó ayer el trofeo de campeón del mundo en Pekín, todo un orgullo para un Rudy que puede presumir de un palmarés al alcance de muy pocos, con medallas de todos los colores en los Europeos, Mundiales y Juegos Olímpicos con la selección española. Además, junto a Marc Gasol es el único que repite el oro en un campeonato del mundo, ya que en 2006 ya conquistó el de Japón.

"Es increíble, no tengo palabras para describir todo lo que estoy sintiendo ahora mismo. Creo que hemos hecho un torneo muy serio desde el principio, sabíamos que era importante el grupo. A medida que ha avanzado el torneo hemos ido a más y se ha demostrado que en los momentos importantes ha sido cuando se ha visto a la mejor selección. Por eso somos merecidísimos campeones del mundo", señaló. "Es cierto que tengo muy buenos recuerdos de todos los años, pero este ha sido muy especial a nivel personal y también colectivo por ser el capitán de esta grandísima selección. Estoy muy orgulloso de todos ellos, de todos los que me han ayudado durante el campeonato y la preparación. Ha sido una gozada poder capitanear este equipo", prosiguió.

Todo ello en un escenario especial como el Wukesong Sport Arena de Pekín, donde también se colgaron la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2008. "No sé qué tienen por estas zonas que siempre se nos da bien. Ojalá en los Juegos Olímpicos sigamos a este nivel. Tenía muy buen recuerdo de este campo, de jugar una de las mejores finales de las que he podido disfrutar como jugador de selección. Poder levantar este trofeo ha sido algo increíble", dijo.

Por último, dedicó el premio a sus allegados. "Se lo dedico a toda la gente, sobre todo a mi familia, a mi padre, a mi hermana, a mi abuelo, que murió en verano... A toda la gente que siempre ha creído en mí. Sin ellos no estaría levantando una copa del mundo", finalizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tamara Jiménez, del césped al Pizza Hut

La jugadora del Fundación Málaga CF se incorpora a la plantilla de empleados de esta pizzería situada en el Centro Comercial Vialia de Málaga