Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Rigoberta Bandini: "Me da pereza que se me politice"

La artista ultima su primer disco tras dos años de carrera efervescente. En un momento de gran popularidad, reedita 'Vértigo', libro que publicó en 2019 y que retrata la crisis vital de los 30, cuando empezó a fraguarse el proyecto Rigoberta Bandini

Rigoberta Bandini.

Puede que Rigoberta Bandini, con un cierto don para la ubicuidad, también protagonice el próximo Sant Jordi. La cantante –y escritora, actriz...– presenta la reedición de 'Vértigo' (Penguin Random House), su primera novela, originalmente publicada en 2019. Escrita en una época de cambios vitales, el libro es un retrato de la crisis de los 30. Un momento de efervescencia, de incertidumbres, en el que Paula Ribó (su nombre real) empezó moldear lo que sería, tiempo después, Rigoberta Bandini. Es la misma crisis en la que empezó a componer las canciones que le han cambiado la vida.

¿Qué le daba vértigo cuando escribió el libro?

Había una serie de cambios en mi vida que me daban mucho vértigo cuando, visto con perspectiva, eran cambios naturales en la vida: rupturas con ciertas amistades, sentimentales... El vértigo era perder esos pilares que me habían conformado como persona. 

¿Y ahora?

El vértigo me viene cuando veo la dimensión del proyecto en el que estoy. Me lo provoca el miedo a no saber gestionar lo que me está pasando. Aún no me ha sucedido, pero es un miedo latente. Confío en que, si vivo las cosas de una manera natural y apoyándome en mi familia y amigos, soy capaz de soportar lo que sea.

De alguna manera, reivindica las rupturas como parte del crecimiento vital.

Reivindico que no tengamos miedo de los cambios. Cuando uno no se siente cómodo donde está, se tiene que escuchar. Reivindico no tener miedo a los grandes vacíos. Si algo te dice que no tienes que estar ahí, eso te llevará a otro lugar, que no sé si será mejor o peor, pero te liberará y te traerá cosas nuevas.

En apenas dos años, se ha hecho un nombre a base de sencillos. Promete que en breve habrá primer disco.

decoration

El libro retrata la crisis de los 30. ¿Qué componía la suya ?

Siempre me ha dado mucho miedo alejarme de la infancia. Alejarme de la parte más colorida de la vida me parece muy trágico. Es una visión un poco pesimista, pero es una sensación que siempre he tenido y es de lo que hablo en este libro. Ahora lo veo bastante diferente, no sé si porque soy madre y puede que esté reviviendo la infancia a través de mi hijo, pero ya no tengo esa angustia. Antes me obsesionaba. Había un peso en mi cabeza, el de pasar ese portal de los 30. Y he pasado al otro lado de los 30 y, primero, no ha pasado nada; y, segundo, es mucho mejor porque me conozco mucho más. Tengo muchas menos inseguridades y, además, está funcionando muy bien un proyecto que tengo. La crisis de los 30 ahora mismo es muy relativa.

¿La incertidumbre laboral formaba parte de su crisis?

Había mucha, sí. La gente me dice: «¡Pero si tú siempre has hecho cosas!». Y les digo: "Ya, pero, de todas ellas, ¿de cuántas me he alimentado?". En ese momento me sentía feliz de poder hacer lo que me gustaba. Y cuando escribía el libro sentía la ambición de llegar a más gente. Había un motor, una insatisfacción. Celebro haber hecho las cosas porque sí. Este libro solo me hizo perder dinero. Pero, si no accionas algo, es imposible que empiece el efecto dominó.

Su vida no tiene nada que ver con la que tenía cuando escribió el libro y compuso las canciones que han lanzado su carrera. ¿Teme que el presente no la inspire tanto? 

No, muchas de ellas las he compuesto desde el presente. Ay mamá, sin ir más lejos, la empecé hace años pero la acabé hace unos meses, y es la canción que más ha funcionado. Confío en mi voz narrativa, sea lo que sea lo que me esté pasando. Nunca me siento, creo que es imposible, en un momento de plenitud total. Precisamente ahora, que estoy conociendo un plató de mi vida que nunca había visto, es mucho más excitante que nunca escribir porque no tengo ni puta idea de quien seré en un año. Me siento inspirada.

En el prólogo dice que espera que el libro haga "reír y llorar", lo mismo que con su música. ¿Por qué es tan importante ese contraste para usted?

El drama y la comedia van muy de la mano. Y siempre se me ha hecho mucho más digerible hablar de grandes miedos con sentido del humor. Y tengo esta obsesión: emocionar y, al mismo tiempo, hacer reír, relativizarlo. Es un éxito para mí provocar esto.

"Estoy viviendo lo que es ser un personaje público y asumiéndolo"

decoration

Me ha hecho gracia que sitúe a Fotolog como punto de partida hacia la escritura.

Fue una herramienta que me ayudó, era mi canal de comunicación, escribía mucho. Era un reto casi diario, con mi amiga Marta, el de ver quién era más original. Fue un entrenamiento. Un autoateneo que nos montamos. 

Con el altavoz que tiene ahora, ¿le pesa la responsabilidad?

Estoy en un aprendizaje constante. He visto que hay un circo mediático del cual no quiero formar parte y estoy aprendiendo a mantenerme al margen sin sentirme culpable. Hay una serie de ruidos alrededor mío que no me pertenecen. Mi único objetivo es hacer canciones y buenos conciertos y, realmente, estoy aprendiendo a que no me afecte. Y que las cosas vienen y van: un día digo una frase y Twitter peta, y, al día siguiente, nadie se acuerda. 

¿Cuál es el peaje de llegar a tanta gente que más pereza le da?

Hay muchas más cosas positivas que negativas, si no sería insoportable. Pero [piensa]... Me cuesta encajar según qué titulares. Estoy viviendo lo que es ser un personaje público, y asumiéndolo. 

La omnipresencia también acaba desgastando.

Sinceramente, ya no miro nada. Me llegan cosas. Al final, mi canal de comunicación con la gente tiene que ser la música. 

Entre otros políticos, Ada Colau se ha declarado fan de usted, el Ministerio de Igualdad versionó una canción suya para la campaña del 8-M... ¿Le ha llamado algún partido político?

[Piensa] Prefiero no entrar en eso.

Por su respuesta, entiendo que quiere poner barreras a la politización de su figura.

Lo que más me gusta de mi música es que mi público es superheterogéneo. Y es algo que no quiero perder. Al fin y al cabo, politizar mi música quiere decir dividir este público. Evidentemente, todo lo que haces es político, y mis canciones, de alguna manera, también. Y no renunciaré a decir lo que a mí me de la gana. Pero vincularme directamente a un color, a un partido, me limita mucho como artista, mi música tiene que estar por encima. Me ha dado pereza que se me politice por eso, porque me gusta mucho la diversidad en mi público. Me siento más cómoda estando en mi universo Rigoberta Bandini que no bajando tanto a la tierra.

Por cierto, ¿verá Eurovisión?

Estaré en México tocando, pero sí, lo veremos, obviamente.

Mirando hacia atrás, ¿cree que era posible ganar sin tener un sello detrás?

Por respeto hacia mi compañera Chanel no me quiero meter en estas cosas. Es una gran artista, independientemente de lo que tenga detrás. Hizo un espectáculo muy guay.

¿Tiene claro que quiere seguir siendo una artista independiente? 

Me cuesta encontrar las razones para decir que sí a una discográfica. Ser libre como artista es muy valioso, no tiene precio. Cada vez le encuentro menos sentido a vincularme con un sello. 

Ah, ¿y se han ido de calçotada con Chanel, como quedaron en el Benidorm Fest?

¡No! Y se ha pasado la temporada, tendrá que ser paella ya.... Ni una ni la otra hemos tenido un fin de semana libre, pero algo haremos seguro.

Compartir el artículo

stats