Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muere Bernabé Martí, el hombre a la sombra de Montserrat Caballé

El tenor, conocido por sus estratosféricos agudos y viudo de la célebre soprano, tenía 93 años

Bernabé Martí, el día de su boda con Montserrat Caballé, en 1964, en el Monasterio de Monserrat. FAMILIA CABALLÉ

En la madrugada de este viernes 18 de marzo ha fallecido a los 93 años en su casa de Barcelona el tenor Bernabé Martí nacido en Villarroya de la Sierra, Zaragoza, el 14 de noviembre de 1928. El cantante, que realizó una importante carrera artística, se convirtió en marido de la soprano Montserrat Caballé, a quien conoció sobre el escenario, en una ceremonia realizada en el Monasterio de Montserrat en 1964. Desde entonces, y hasta su retirada de los escenarios en 1985 –aunque redujo su actividad desde 1972 por problemas de salud–, Martí fue acumulando destacados triunfos muchas veces al lado de su esposa, quien llegaría a convertirse en una de las cantantes más importantes de la segunda mitad del siglo XX. De un timbre broncíneo y dueño de un poderoso registro agudo, Martí se formó en el Conservatorio de Madrid y en la Academia de Santa Cecilia en Roma.

Su voz se convirtió en un pasaporte hacia una vida alejada de las privaciones de su niñez. Hijo de una familia de campesinos, fue pastor de cabras antes de descubrir su talento para la música y de ingresar a la banda de su pueblo y, más tarde, al Coro del Pilar de Zaragoza en 1949. Gracias al apoyo de la Diputación zaragozana y tras cursar estudios en Madrid pudo viajar a Italia, estudiando en Roma, pero también perfeccionándose en Milán. En 1956 debutó con un concierto en Zaragoza para después, en 1958, cantar en el Festival de Granada ‘La vida breve’ de Manuel de Falla, año en el que también debuta en Alemania. En el Liceu de Barcelona debutó con el estreno absoluto en 1960 la ópera ‘La cabeza del dragón’ de Ricardo Lamote de Grignon, escenario al que regresaría en varias ocasiones hasta 1972, cuando se despidió del Gran Teatre con ‘Il Tabarro’.

En su repertorio se movió con igual dinamismo por el repertorio italiano como en el francés, con obras como ‘La Bohème’, ‘Rigoletto’, ‘La Traviata’, ‘Lucia di Lammermoor’, ‘Manon Lescaut’, ‘Aida’, ‘Tosca’, ‘Turandot’, ‘Pagliacci’, ‘Norma’, ‘Carmen’, ‘Faust’ o ‘Werther’. Actuó en destacados teatros internacionales, incluyendo temporadas en diversos países de Europa, así como en Estados Unidos y Sudamérica. Su muerte se produjo tras una larga enfermedad, aquejado de problemas cardíacos y pulmonares, los mismos que minaron su carrera. Con Montserrat Caballé tuvo dos hijos, Bernabé, nacido en 1966, y Montserrat, en 1972, quien heredó el talento y la vocación de sus padres dedicándose a la lírica como soprano.

Compartir el artículo

stats