Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francesc Rosselló exponesu «realidad paralela» en la Galería Horrach Moyà

El joven pintor inaugura hoy la muestra ‘I miss you (only on fridays)’, comisariada por Tolo Cañellas, en la que recoge escenas de su cotidianidad

Tolo Cañellas y Francesc Rosselló, ayer, en la Galería Horrach Moyà. | MANU MIELNIEZUK

El joven pintor Francesc Rosselló (Palma, 1994) expone su realidad paralela en la Galería Horrach Moyà, que hoy inaugura la muestra I miss you (only on fridays).

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 5 de marzo, toma el título de una de las 18 obras de Rosselló que ofrecen imágenes de vivencias, inspiradas en momentos reales, experimentados por el propio artista o por sus familiares y amigos.

El propio artista define su trabajo como una «realidad paralela», en la que va combinando elementos de su entorno y haciendo «un poco de collage». El uso de colores vivos es constante y contrasta con la oscuridad que transmiten ciertas escenas.

Rosselló plasma instantes, muchas veces captados antes en fotos que después recupera para inspirarse. Cigarrillos, tatuajes, jóvenes en chándal... son elementos reincidentes en sus cuadros y que forman parte de la realidad actual. Las marcas, de tabaco y de ropa, también son habituales en su pintura, ya que le ayudan a «ubicar» las obras en un momento determinado, remarcó ayer Rosselló.

Las obras reunidas en la Horrach Moyà se complementan entre sí, unas pueden ser detalles de escenas que aparecen en otras y que llevan a preguntarse qué hapasado o qué pasará después de lo que el pintor muestra. «Me interesa que siempre encuentres pequeños detalles», apuntó Francesc Rosselló.

Los cuadros de gran formato incluyen muchos elementos, una cantidad de información que se ha ido fragmentando en las obras de tamaño reducido. Tolo Cañellas, comisario de la exposición lo define: «Los cuadros pequeños son como un pixel de uno más grande». El humor y los mensajes medio ocultos forman parte de estas escenas, se trata de un recurso más para tratar cuestiones serias sobre esa vida que se va consumiendo.

El montaje de la muestra tampoco es convencional (con toda la intención), el visitante es invitado a recorrer la exposición hasta el final para descubrir quién es el artista y más obras colocadas en puntos no visibles desde la entrada, apunta Cañellas.

Rosselló no oculta su alegría por esta primera exposición individual en una galería comercial. Hasta hace pocos días ha estado ultimando obras que se pueden contemplar desde hoy.

Compartir el artículo

stats