Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Pep Bonet cae en el 'embrujo' de Taifa

El reconocido fotoperiodista ha grabado en el Casal Solleric un videoclip para el cuarto disco de la banda mallorquina - "Es la mejor carta de presentación que podíamos tener", confiesa Luis Massot, líder de este curtido y veterano trío

La grabación del videoclip en el Solleric

Taifa no deja de conquistar nuevos públicos, el último, el reconocido fotoperiodista Pep Bonet (Colònia de Sant Jordi, 1974). Tras la exposición y libro dedicados a los Motörhead, el ganador de varios World Press Photo se ha enganchado al rock andalusí del grupo Taifa, una de las bandas más longevas de la escena mallorquina, para quien ha filmado, en el Casal Solleric, uno de los videoclips de su cuarto disco, Embrujo.

"Fue Pep Bonet quien decidió participar en esta aventura tras escuchar el nuevo disco", relata Luis Massot, líder de Taifa. "Una suerte y un honor para nosotros. El videoclip ha superado con creces todas las expectativas gracias a que nos permitieron filmar en el Casal Solleric, el poder contar con tres grandes bailarines y dos buenísimas actrices y el inmejorable equipo técnico de Bonet. Es la mejor carta de presentación que podíamos tener", asegura.

Tras la grabación del videoclip y concluida la grabación del disco Embrujo, que cuenta con una versión en inglés "para poder llevar nuestra música fuera del país", el trío Taifa ya prepara su asalto a los escenarios, tanto nacionales como internacionales: "Es difícil para una banda como la nuestra poder salir fuera, pero durante estos años no hemos parado de actuar por Marruecos y la Península a pesar del nulo y vergonzoso apoyo de unas instituciones empeñadas en hacerse la foto con artistas ya consagrados y obviando a los emergentes, pero supongo que esto forma parte del rock & roll", espeta Massot.

Con una trayectoria que se remonta a los explosivos años 80, Taifa siempre ha ido por libre, al margen de modas e imposiciones. "Tenemos la inmensa suerte de tener libertad para hacer la música que sentimos, alejados de los clichés estipulados. Puede ser que al principio la gente se sienta rehacia hacia una música diferente, pero la experiencia nos ha demostrado que una vez que se nos ve en directo la reacción es satisfactoria y la prueba la tenemos en que cada vez tenemos más seguidores y mejor reconocimiento", afirma el cantante y también compositor.

La música del Magreb música del Magreb sigue siendo la bandera que ondea esta banda apadrinada en su día por grandes del rock como Vicente 'Mariskal' Romero. "Todo surgió a causa de una actuación que hicimos en Marruecos, ahí vivimos en primera persona las similitudes de lo flamenco con la música andalusí y al hacer amistad con músicos de aquel país las colaboraciones se hicieron inevitables. Desde entonces el poder empaparnos y aprender de esa música ha sido una experiencia impagable. Nos sentimos muy afortunados de poder crecer como músicos en una cultura diferente pero al mismo tiempo tan cercana", confiesa Massot.

Para Taifa, la fusión es una de las marcas que definen su música, así como la libertad "de crear sin límites. Creemos en que se puede fusionar un estilo actual como el rock con la esencia de nuestras raíces, sin tener que plagiar lo anglosajón importado por la industria musical", defienden.

Su nueva entrega, la citada Embrujo, pone el acento en las letras, más profundas que en anteriores discos. "Sin darnos cuenta las letras han ido tomando cada vez más importancia entre nuestros fans. Como autor no pensaba que se las tuviera tan en cuenta. Alejadas de temáticas banales tocan aspectos que remueven los sentimientos más profundos, la vida, la muerte, lo esencial... tomando forma en las composiciones de manera que cada uno puede interpretarlas como las sienta. En esta ocasión puedo decir que el escribirlas durante un viaje a la India ha sido una experiencia casi mística". Un viaje, el de la India, que sin duda ha cambiado a Massot: "Fue en principio un viaje de placer en pleno proceso de composición, pero con la sensibilidad del músico me empapé de sensaciones, sonoridades y sentimientos de esa cultura que luego se vieron plasmadas en las composiciones. A la vuelta traía junto con el equipaje todas las letras del disco y todavía ahora resuena en mí aquel viaje al oír algunas canciones.

Compartir el artículo

stats