Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ensayo

La vida desenvuelta en cine de Jesús Palacios

El escritor y crítico madrileño ha publicado ´Hollywood maldito´

Fotograma del ´Nosferatu´ de F. W. Murnau, de 1922.

Fotograma del ´Nosferatu´ de F. W. Murnau, de 1922.

Jesús Palacios (Madrid, 1964) vive a frenético ritmo cinéfilo marcando las prisas y pausas en su existencia. Su cotizada firma como crítico recorre con celeridad multitud de publicaciones especializadas, conferencias y festivales de cine. Asentado desde hace ya algunos años en Gijón ha publicado ahora Hollywood maldito (Valdemar), un ensayo que engloba muchos años de investigación deslizándose por la faz más tenebrosa del cine. En la introducción Jesús Palacios menciona la gestación del libro como un largo y laborioso compendio de investigación que le ha llevado toda una vida de concepción del cine. Hollywood maldito está tocado por una especie de fuerza sobrenatural, de películas inundadas por la magia negra, su autor lo resume así: "Aquí aparece esa magia cuando el cinematógrafo nos manipula y engaña, nos conduce a un estado de inconsciencia e incluso estulticia fácilmente aprovechable por algunos, nos explota y transforma en corderos silenciosos que entran al matadero como esclavos o autómatas. Hollywood maldito es un esfuerzo más por romper las cadenas del cine como artefacto de control, para ponerlo en manos de los propios espectadores".

Películas como Nosferatu, La semilla del diablo, Poltergeist, El exorcista o Superman tienen un nexo común y un extraño y extravagante vínculo: "Todas las películas, tienen en común la leyenda negra que las acompaña: el hecho de que durante su rodaje e incluso tras su estreno, provocaron a su alrededor desgracias, accidentes e incluso muertes, además de toda suerte de fenómenos misteriosos. Se trata, al mismo tiempo, de films de temática fantástica y sobrenatural, con lo que pareciera que su propio argumento cobrara vida a través suyo, afectando a quienes la crean y las ven.

Pero este recorrido por el Hollywood maldito, junto a las sabrosas anécdotas de rodajes gafados, peleas entre directores y estrellas, adulterios y divorcios, juicios y demandas, también proyecta una sombra extraña sobre la realidad, cuestionándola y obligándonos a reflexionar sobre las leyes que la rigen".

La obra de Jesús Palacios es un ensayo muy próximo a la novela por la riqueza cromática de historias y anécdotas que afloran en la misma, como él mismo apunta: "Es una mezcla desequilibrada de ensayo especulativo, crítica de cine, historia y anécdota, que utiliza a veces técnicas narrativas propias de la novela, pero también un collage de voces corales al estilo de un reportaje o un documental€"

Entre tanto, Hollywood se mueve entre su dicotomía insalvable de sueño y pesadilla: "Hollywood es más que la suma de sus partes. Arte e Industria, fama y olvido, vida eterna y muerte rápida, esplendor y miseria... Yo diría que las pesadillas de Hollywood son sus sueños cuando duran demasiado tiempo. Desde mi punto de vista como crítico, el cine de Hollywood entre los años en que se realizaron las películas "malditas" de que me ocupo en el libro y nuestros días, se ha dejado arrastrar en caída libre hacia un vacío repleto de contradicciones: intenta llegar a todos los públicos, cuando esto no solo es imposible, sino indeseable. El lenguaje cinematográfico de Hollywood está hiperbolizado y esclerotizado al tiempo. Yo lo denomino la "spielbergización" del cine, ya que Spielberg fue el profeta de este apocalipsis narrativo."

Palacios refleja en el propósito esencial e inequívoco de los directores de conmover de las películas que conmueven y como un resorte cambian la vida: "En mi caso personal es muy difícil elegir, porque el flujo de películas es casi como el aire mismo que respiro. Por citar, te diría Nosferatu, de Murnau; 2001, de Kubrick; El año pasado en Marienbad, de Resnais: La máscara de la muerte roja, de Corman; Los héroes del tiempo, de Gilliam; Casanova, de Fellini: Conan, de Milius, Faster Pussycat! Kill! Kill!, de Russ Meyer; La bella y la bestia, de Cocteau; Rashomon, de Kurosawa, Suspiria, de Argento...

El escritor madrileño sabe que es imprescindible deslindar el cine como arte del factor comercial en la meca del cine con todos sus artilugios y maquinaria pesada: "El cine en general y Hollywood muy en particular son como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde: por un lado son Arte y por otro Industria, y a menudo ambas cosas al mismo tiempo. Ciertamente, hay una tensión subyacente en esta extraña situación, y varias corrientes principales que parecen alejarse entre sí el cine de autor y el comercial, el cine de géneros populares y el cine experimental, etc., pero que siempre acaban por encontrarse y confluir de una u otra forma, para bien o para mal". Malditas películas o películas malditas en vida resuelta de celuloide.

JESÚS PALACIOS

Hollywood maldito

VALDEMAR, 384 PÁGINAS, 20 €

Compartir el artículo

stats