Blog 
El mundo en directo
RSS - Blog de Ana Vega

El autor

Blog El mundo en directo - Ana Vega

Ana Vega

Soy periodista, con una inclinación natural e inevitable por el Líbano en particular, y, en general, por todos los conflictos aparentemente minoritarios que podrían extrapolarse al resto del mundo. De ahí nace este blog, para tratar de comprender la situación del mundo actual. Una pequeña selección ...

Sobre este blog de Sociedad

En este blog encontraréis crónicas sobre mis vivencias en los países conflictivos que he tenido ocasión de visitar. Escribiré sobre la situación de los refugiados sirios en Jordania, sobre la coacción de las grandes multinacionales en los países árabes, las condiciones paupérrimas en las que viven d...


Archivo

  • 19
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El último paraíso de Camboya

    Las impresionantes cascadas, las islas vírgenes y los magníficos manglares hacen de Koh Kong el olimpo de los amantes de la naturaleza, aunque me temo que no por mucho tiempo. Durante el viaje que realicé por el sudeste asiático quedé prendada de Camboya, en particular de esta pequeña región junto a la frontera con Tailandia, bien conocida por sus cascadas, manglares e islas deshabitadas. Cuando me dirigía en lancha a una de las islas vírgenes que tuve ocasión de visitar, la isla de Koh Kong, en el sudoeste de Camboya, el capitán de la lancha me explicó que en pocos años construirían allí un Resort. Cuando llegamos a la isla y contemplé una de las grandes maravillas de Camboya, por un momento se me pasó por la cabeza la idea de que quizá sería la última ocasión que tendría en mi vida de disfrutar de ese lugar virgen, así que traté de disfrutarlo al máximo. 

     
    El día anterior me adentré en la selva con una scooter hasta llegar a las cascadas de Koh Kong, también un paraíso, aunque probablemente también caerá en manos de la especulación en pocos meses. Fue la experiencia vital más mágica de todo el viaje, sola ante la inmensidad de la naturaleza, lo único que oía era el rugir del agua al caer de las cascadas y algunos pájaros que no logré identificar. Un auténtica maravilla, como también lo fue mi paseo por los bosques de manglares (Mangrove Forest) de Koh Kong, que protegen la costa de los posibles tsunamis que se puedan producir. Tomé una serie de fotografías que atesoro como el más preciado recuerdo de un viaje tan intenso como inolvidable.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook