Alberto Contador (Tinkoff-Saxo), líder de la Vuelta 2014, piensa que todavía pueden pasar cosas en la carrera y que las cinco últimas etapas van a ser "complicadas" y tendrá que estar "muy concentrado".

"Va a ser una última semana complicada en la que va a haber que estar muy concentrado. Hay momentos para todo, montaña, media montaña que en Galicia es muy exigente y habrá que estar atento a los posibles ataques, además de la contrarreloj del último día", ha manifestado durante la última jornada de descanso de la Vuelta.

Ha vuelto a insistir en el peligro del británico Chris Froome porque es "un corredor al que hay que respetar y ser consciente de la calidad que tiene" aunque en la etapa de La Farrapona, cuando el equipo Sky empezó a trabajar tenía "la duda de si iba a flojear como en Lagos o a estar en condiciones y fue todo lo contrario con un cambio de ritmo muy duro".

"Te motiva correr contra los mejores corredores del mundo, por el valor de las victorias y la repercusión mediática que tiene con la afición pegada a la televisión. Froome es uno de los referentes", ha argumentado.

Prefiere que su plaza para el Mundial la ocupe "otro corredor"

Alberto Contador, líder de la Vuelta, no está dispuesto a competir en el próximo Mundial de Ponferrada, al considerar que el recorrido no se adapta a sus condiciones, por lo que prefiere que su plaza la ocupe "otro corredor".

"El recorrido del Mundial no se adapta para nada a mis características y creo que pueden ir otros corredores que ayuden más, prefiero dejar mi plaza libre para otro corredor", dijo durante la segunda jornada de descanso de la Vuelta.

El ciclista madrileño explicó que tras una "temporada" cargada" necesita un periodo de descanso.

"Necesito descansar, el Mundial no entra en mis planes", concluyó.