El ciclista español Alejandro Valverde (Movistar) ha declarado a la conclusión de la decimoquinta etapa de la Vuelta a España, con final en los Lagos de Covadonga, que la jornada de este lunes en la que deberán subir cinco puertos de primera y que tendrá final en La Farrapona será "infernal", ya que además todavía queda todo por decidir en la ronda española a falta de seis etapas para la conclusión.

"Las sensaciones hoy han sido buenas pero mañana nos espera una etapa infernal, tremenda. Va a ser un día realmente duro y esperamos que las fuerzas acompañen y que no pase nada", indicó el murciano tras la ascensión a los Lagos de Covadonga, donde apenas hubo diferencias entre los primeros clasificados.

Valverde fue el primero de los favoritos en atacar el sábado, por lo que esta vez prefirió "ser más conservador". Aún así "con el último tirón al final" consiguió sacarle cinco segundos al líder Contador --más bonificaciones-- y quedarse segundo a 31 segundos del maillot rojo.

Sobre la posibilidad de sacar más tiempo a Froome en la etapa, en la que no se vio del todo fino al británico, quiso pronunciarse también el de Movistar. "Es verdad que a lo mejor un poco más de colaboración habría servido para distanciar más a Froome, pero no me fiaba de Alberto ni de Purito", dijo el actual líder de la montaña y de la combinada.