El ex ciclista Pedro Delgado, ganador del Tour de Francia en 1989, recuerda que quien practicaba este deporte en su época era considerado como "un superhombre", y lamenta que ahora quien lo practica "esté lleno de sospechas". Cuando se cumplen 25 años de su victoria más importante, Delgado (Segovia, 1960) asegura en una entrevista con EFE que "los ciclistas de ahora", al igual que los de su época o la de Bahamontes", son "grandes deportistas".

Disgustado porque en ciclismo se hable más de sustancias ilegales que de deporte, 'Perico' insiste en que los chavales se encuentran poco halagados al ponerse en duda todo lo que hacen. "El ciclismo es muy duro, muy exigente, necesita muchísima preparación. Se ha perdido ese prestigio y esa dignidad que tenía en mi época", señala.

El que fuera vencedor de dos Vueltas culpa de la situación al propio mundo del ciclismo, al que acusa de haber creado "una rueda donde interesa más cualquier historia marrón que la victoria de un corredor". El comentarista de TVE acusa que los casos de supuesto dopaje sean más noticiables que cualquier otra noticia relacionada con el ciclismo.

Delgado considera que es noticia que las propias organizaciones de equipos ciclistas y estamentos despidan a un corredor sospechoso, y opina que ha sido "poco honorable" que la Vuelta Ciclista a España haya decidido que no continúe Abraham Olano como director técnico. "Pasarán muchos años para que el ciclismo recupere el prestigio", sostiene Delgado.

Asimismo, expone ejemplos de contradicciones, como que en Francia no se persiga el dopaje en el fútbol, y que, en cambio, el ciclista Rémy Di Gregorio fuera expulsado del Tour en una redada antidopaje en 2012 y haya sido absuelto tras nueve meses. "El seleccionador francés de fútbol se ha visto metido en una historia de transfusiones y hormonas de crecimiento y sigue; y en el ciclismo se despide inmediatamente, el fútbol lo paran ellos mismos, en el ciclismo hacemos los casos más grandes", critica.

El ex ciclista considera que esta etapa oscura pasará cuando "la gente del ciclismo sepa pasar página, como en otros deportes". Convencido de que su popularidad le viene dada más por colaborar en TVE que por sus gestas deportivas, Delgado ha conseguido que la marcha que lleva su nombre congregue este año a más de 1.800 ciclistas, para rendir un homenaje a Óscar Freire el 18 de agosto.

Para ´Perico´, el ex corredor cántabro representa al ciclismo anónimo de España. "Si hubiera nacido belga o italiano, sería un Dios, o lo que fuimos Indurain, Contador o yo. Lo que pasa es que es de los corredores de un día, y la gente necesita el machaque constante de una vuelta", declara.

El segoviano continúa montando en bici, aunque cada vez más lento. Ahora, está dispuesto a enfrentarse a los 168 kilómetros y cuatro puertos de su marcha. Incita a la gente a correr en bicicleta, argumentando que no atropellan a los ciclistas todos los días. "Es menos peligroso de lo se imaginan", asegura.

Con el posible uso del casco es más rotundo. "Es mejor llevarlo que no, pero no entiendo que para ir a comprar pan a la tienda, a 200 metros, me tenga que poner el casco y, si no lo hago, me multe un policía. Se trata, según él, de "una excepción en Europa que no debe producirse".