Este fin de semana vuelve la estabilidad. Se impone el sol con temperaturas en progresivo ascenso. El sábado y domingo pueden alcanzarse o rebasarse ligeramente los 30°C preferentemente en el interior de Mallorca. El viento de Tramontana provocará alteración marítima en las costas del norte de la isla mientras en el sur la situación será tranquila.