Un joven intenta arrancar una senyera trepando por un asta de unos 6 metros de altura, poniendo en peligro su inegridad física. El objetivo último era sustituirla por una bandera de España.

Tras varios minutos el hombre se da por vencido dejando la bandera catalana medio arrancada.

El fallido suceso ha sido llevado a cabo en sa Palomera, en el municipio de Blanes (Girona).