El primer fin de semana de septiembre se llevaron a cabo de madrugada inspecciones en locales de ocio nocturno de s'Arenal de Palma, concretamente en discotecas donde se ubican gran turismo holandés, siendo establecimientos conocidos por su conflictividad social y policial.