La naturaleza nos brinda los elementos esenciales para nuestra supervivencia, así como algunos de los panoramas y creaciones más impresionantes que pueden contemplar nuestros ojos. Este fenómeno se manifiesta en acantilados majestuosos, montañas imponentes, cascadas serenas, praderas extensas, playas pintorescas, bosques exuberantes y diversas formaciones terrestres y acuáticas.

En cuanto a los ríos, constituyen un valioso tesoro natural tanto para los seres humanos como para todas las formas de vida, ya que albergan una gran parte de la biodiversidad.