Miles de jóvenes convierten esta jornada en una fiesta del alcohol.