Durante el verano, es aconsejable evitar ciertos alimentos debido a los riesgos microbiológicos que conllevan. Las altas temperaturas requieren medidas higiénicas más estrictas, ya que facilitan la proliferación de bacterias patógenas.