La protesta ha tenido lugar sobre las nueve y media de la mañana. Los vecinos permanecían escondidos al lado del camino para sorprender a los integrantes de la excursión de ‘buggies’. Cuando han visto que aparecía por el sendero el vehículo todoterreno que encabezaba la ruta, han salido, han colocado las balas de paja y han interrumpido el paso.