El restaurante El Yate, situado en la carretera de Artà, vio como su terraza se anegaba completamente convirtiéndose en una inmensa piscina, debido a una gran rissaga que inundó la primera línea del Port d'Alcúdia, en Mallorca.