Rajoy sale al ruedo electoral para defender su dificultad en la labor de Gobierno, pero sin aportar más luz sobre el rescate. Ese que toda la semana ha sobrevolado España. Desde el lunes, sin que salga una sola palabra, de labios del presidente. Un rescate que podría no pedirse si España logra financiarse sin dificultades. Es decir, si la prima de riesgo está bajo control. El viernes la prima cerró en 416 puntos. Lejos de los máximos del verano.