Sebastià Sagreras ha hablado de "perder las formas y la razón" o de decisiones "tan desafortunadas" en relación al comportamiento del presidente del Parlament: "No supo estar y la respuesta fue totalmente deplorable". Pese a ello, considera que la vicepresidenta de la Mesa, Mercedes Garrido, provocó con sus "gesticulaciones e interpretaciones" a Le Senne durante los momentos previos al suceso al no guardar la "neutralidad que se presume" a los dirigentes del Parlament: "Lo que pasó ayer entre PSOE y Vox nos avergüenza, después de semanas de creciente agresividad y tensión en el Parlament".