La primera visita de Marga Prohens como presidenta del Govern a Cabrera sirvió para anunciar un plan para gestionar la capacidad de carga de la isla.

El Ejecutivo contratará a una empresa para que determine la presión humana que puede soportar Cabrera, y después «tomará decisiones», señaló Prohens.