Y sigue el incivismo en Mallorca otra temporada más. Esta es la estampa para la posteridad que deja este viernes un turista —alemán según parece deducirse por el brazalete que luce de la selección de fútbol de ese país— en d'Arenal. A plena luz del día el joven se puso a orinar desde un primer piso a la calle. Se quedó tan ancho con la supuesta gracia que hacía, cuando justo debajo hay comercios en el popular destino de Playa de Palma. Le recriminaron lo que hacía e igual le dio. Hasta pidieron que se llamara a la policía, como se oye en el vídeo que le grabaron vecinos indignados.

Este verano que apenas ha comenzado el turismo de excesos sigue campando a sus anchas. Al turista que micciona desde las altura se suma el que esta semana robó una excavadora, también en la zona de El Arenal, y la volcó, causando cuantiosos daños. En ese caso fue arrestado al buscar ayuda por las heridas que le provocó su hazaña. El incívico de la orina desde las alturas se fue de rositas para el interior de la habitación de su alojamiento.