La delegada del Gobierno expresa su condena y tristeza por el asesinato de una mujer embarazada y su hijo, pero llama a "no desfallecer en la lucha".